Muchas dudas. Mucha incertidumbre. Pero al menos Rusia puede festejar que suma ya dos triunfos en su copa y piensa en la segunda fase del Mundial luego de derrotar 3-1 a Egipto.

Todos los goles se presentaron en la segunda mitad. Casi al iniciar el segundo tiempo, Ahmed Fathy quiso anticiparse a un delantero ruso y lo único que hizo fue marcar un autogol. Egipto adelantó líneas y los locales aprovecharon las circunstancias.

Posteriormente D. Cheryshev al minuto 59 marcó el segundo tanto del partido y tercero en su cuenta personal en el torneo. Y al 62 tras una jugada de combinaciones, A. Dzyuba definió por en medio de las piernas del portero de Egitpo para liquidar el partido.

Mohamed Salah, quien no jugó el primer partido del torneo tras no estar recuperado de la lesión que sufrió en la Champions League, acercó a su país con un tiro penal bien ejecutado al minuto 73. Los africanos intentaron, tuvieron algunas opciones, pero el marcador ya no se movió.

Rusia llegó a seis puntos, con ocho goles en dos partidos y los egipcios no suman ninguna unidad.