Los 11 futbolistas de Pumas abandonaron la cancha de Ciudad Universitaria con la mirada perdida, arrastrando los pies mientras buscaban una explicación a su pobre actuación y la afición cambiaba las goyas por los gritos de Fuera (Mario) Carrillo , nuevo entrenador del conjunto universitario que ayer cayó ante su gente 1-0 contra San Luis.

Las cosas iniciaron mal para el equipo del Pedregal, que aun sin arrancar el partido ya había sido testigo de la molestia de la afición que todavía no digiere la llegada del ex entrenador de América al banquillo. Bastó que el sonido local voceara las alineaciones para que los fanáticos locales lanzaran un tremendo abucheo a Carrillo, quien sólo atinó a colocarse en la esquina de su área técnica y sonreír a decenas de fotógrafos que ya lo esperaban.

Ya con el partido en marcha, la afición tuvo que luchar contra el tedio, con 11 futbolistas vestidos de azul y oro que batallaban para asimilar la estrategia de su nuevo entrenador que, de entrada, ayer cambió la línea de cuatro en defensa por una de cinco, y que, inexplicablemente, dejó en la banca a Martín Romagnoli, medio de recuperación, y a Alejandro Palacios, arquero que había sido titular.

Un cabezazo de Efraín Velarde y otro más de Emanuel Villa por encima del marco, fueron las acciones más destacadas de los primeros 45 minutos que concluyeron con una rechifla generalizada y una nueva petición desde las gradas: Fuera Carrillo , vociferaban miles de gargantas.

Para el complemento, con todo y que Carrillo sacrificó al defensa José Antonio García para darle juego al delantero español Luis García, muy pronto sus futbolistas se vieron contra las cuerdas.

Al minuto 55, Santiago Tréllez mandó un potente disparo de media distancia que Odín Patiño atajó, pero dejando la pelota a unos metros, situación que aprovechó Luis Ángel Mendoza para mandarla a las redes, dejando helado a todo el estadio Universitario, que de nueva cuenta atinó para irse en contra de su nuevo entrenador, que no sólo tuvo que sufrir los insultos desde las gradas, sino con el pobre funcionamiento de sus pupilos.

Si bien se adueñaron de la pelota tras verse en desventaja, Pumas no supo qué hacer con ella y agotó su tiempo mandando pelotazos al área que jamás quedaron a modo para Emanuel Villa, Luis García y Eduardo Herrera, atacantes que se cansaron de pedir buenos servicios que nunca llegaron.

Con la derrota Pumas se quedó con 10 puntos, fuera de la zona de calificación, mientras que San Luis sumó tres unidades y llegó a cinco en el certamen, situación que significa oxígeno puro por su situación en la tabla de porcentajes.

En otros resultados, Monterrey logró sacar tres puntos del Cuauhtémoc al vencer por 3-2 a Puebla y así terminar con una racha de casi 22 años sin vencer a los poblanos como visita.

carlos.herrera@eleconomista.mx

EISS