El Real Madrid buscará su decimotercera Copa de Europa tras clasificarse para su tercera final de Champions consecutiva, pese a empatar 2-2 con el Bayern de Múnich en la vuelta de semifinales del torneo continental, con doblete de Benzema (4-3 en el global de la eliminatoria).

El Bayern se adelantó con un gol de Joshua Kimmich (3), pero equilibró Karim Benzema de cabeza (11) antes de hacer el 2-1 al aprovechar un fallo del portero en una cesión (46), aunque James Rodríguez puso el 2-2 definitivo (63).

El equipo blanco hizo buena su victoria 2-1 en la ida para lograr el pase, en un partido muy igualado, en el que el Bayern salió decidido a llevarse el encuentro.

Los primeros minutos fueron de dominio visitante en el Santiago Bernabéu con un Bayern que presionaba, recuperando cerca del área contraria.

Pronto, un centro desde la derecha lo despejó mal Sergio Ramos y Kimmich aprovechó el balón suelto para hacer el 1-0 (3), aunque la alegría bávara apenas duró unos minutos.

Los que tardó Marcelo en poner un centro desde la izquierda para que Benzema cabeceará en el segundo palo al fondo de las mallas alemanas (11).

El partido fue un auténtico intercambio de golpes entre dos equipos volcados en ataque, aprovechando el sufrimiento mutuo en defensa.

Tras el descanso, Corentin Tolisso cedió mal a su portero, que no acertó a despejar el balón y Benzema aprovechó para hacer el 2-1 a puerta vacía (46).

Pese al tanto, los alemanes se rehicieron y encerraron a los blancos en el área apareciendo James para equilibrar.

El cafetero recuperó un rechace para soltar un tiro que supuso el 2-2 (63), aunque el colombiano cedido por el equipo blanco no celebró el tanto, tal como había anunciado la víspera.

El gol dio alas al equipo rival que siguió empujando, mientras el Real Madrid se limitó a aguantar y achicar para acabar llevándose la eliminatoria.

¿Otro milagro de la Roma?

¿Una nueva victoria 3-0 y otra rimonta para la historia? La Roma buscará casi un imposible en el Estadio Olímpico ante el Liverpool, que defiende el 5-2 de la ida, el miércoles en el cierre de las semifinales de la Liga de Campeones.

“¿La rimonta? Aquellos que no crean se pueden quedar en casa. Mi lema es ‘yo creo’ y se lo repito a todos los jugadores. Habrá más de 60,000 personas, ¿cómo podríamos no creer? Yo creo. Estamos en semifinales, pero no nos contentamos”, resumió como declaración de intenciones el entrenador de la Roma Eusebio Di Francesco.

Los Giallorossi rompieron todos los pronósticos en cuartos al ser capaces de remontar un 4-1 adverso ante el Barcelona, en la ida en el Camp Nou, al ganar en la vuelta por 3-0.