El seleccionador portugués Carlos Queiroz, que regresó este jueves con el equipo luso a Portugal, excluyó en declaraciones a la prensa que vaya a dimitir tras la eliminación de su combinado en el Mundial de Sudáfrica-2010 en los octavos de final, a manos de España (1-0).

"Está totalmente excluido. Si el seleccionador nacional debe dimitir por haber perdido 1-0 contra España en octavos de final del Mundial, entonces hay algo que no funciona", declaró. "España es uno de los grandes favoritos. No hemos logrado ganar. Será la próxima vez", agregó.

El equipo portugués fue recibido en el aeropuerto de Lisboa por una treintena de aficionados, entre los que había algunos hinchas que mostraron su descontento por la eliminación mundialista.

"La continuidad está asegurada. Ahora vamos a descansar y tratar de hacerlo mejor en la próxima etapa y conquistar a los dos o tres hinchas que están enfadados", afirmó Queiroz.