Con un gol del colombiano Radamel Falcao, el Porto se proclamó ayer por segunda vez en su historia campeón de la Liga de Europa, al vencer 1-0 al Sporting de Braga en el Aviva Stadium.

Apenas se escuchó el silbatazo inicial y el Porto se convirtió en protagonista al adueñarse de la pelota y no cansarse de tocarla. Sin embargo, en el primer mal pase que dieron, el Braga muy atento, se fue al ataque a través de Custodio de Castro, que le pegó muy mal al balón.

Con esta acción, los Dragones dejaron de perder el tiempo y, comandados por el brasileño Hulk, comenzaron a generar peligro.

Todo parecía indicar que ambos conjuntos se marcharían al descanso con el 0-0; sin embargo, al minuto 44 apareció el Tigre Radamel Falcao, quien sin marca alguna se adentró al área y no desperdició el centro de su compatriota Fredy Guarin para adelantar a los suyos con un gol.

Para el complemento, los pupilos de Domingos Paciencia trataron de sorprender pero el arquero y capitán del cuadro azul, Helton da Silva, se mostró muy seguro y atajó cada uno de los disparos.

Además de la buena actuación de Helton, la falta de definición del Braga evitó que igualaran la situación; sin embargo, dominaron toda la segunda mitad, por lo que el equipo comandado por André Villas Boas buscó hacerse del esférico a toda costa para dejar correr el tiempo.

El Sporting siguió intentando, pero, conforme pasaban los minutos, el Oporto evitó meterse en problemas y muy bien cerrado atrás con la ventaja y el título en la bolsa, se dedicó a defender para evitar sorpresas. Suma su segundo título del año, puesto que también conquistó el torneo local.

Falcao rompió el récord de máximo anotador en la Europa League, con 17 tantos superando la marca de Jurgen Klinsmann con 15 en el Bayern Múnich en la 95-96.