Llenarse de optimismo es una opción para los dirigentes nacionales. Los Juegos Olímpicos de Río 2016 no serán la excepción, aunque en el camino aún existan desacuerdos entre la Conade, el Comité Olímpico Mexicano y las federaciones, además de la falta de apoyo económico a los atletas.

Poco importa. Mario García de la Torre, jefe de misión de la delegación mexicana para la justa veraniega de agosto próximo, luce confiado. Aunque apenas se cuentan con 59 plazas olímpicas, estima que el número aumentará y que la actuación será mejor que en Londres.

En un escenario modesto, pensamos que nuestra delegación será (de) entre 80 y 100 deportistas, y, en un escenario optimista, superar los 100 , explica.

Por supuesto que el mejor pronóstico se cumplirá si clasifican deportes en conjunto como el volibol, el basquetbol y el futbol femenil.

Pero la delegación también se ha puesto un reto y es mejorar las siete medallas que se consiguieron en Londres 2012 . La meta es ésa, entendemos que la situación es compleja para la participación de nuestra delegación , reflexiona García.

Sin embargo, cumplir con esa meta luce un poco complicado, sobre todo si tomamos en cuenta un estudio realizado por Infostrada Sports, empresa que analiza el desempeño de los países en todos los eventos de clasificación olímpica, tomando en cuenta los resultados, el tiempo transcurrido desde que los consiguieron y el tipo de competencia en que lo lograron.

De acuerdo con este análisis, el pronóstico es que nuestro país se cuelgue cuatro medallas en Río 2016: una plata en futbol varonil y tres bronces (clavados sincronizados con Germán Sánchez e Iván García, taekwondo con Saúl Gutiérrez y María Espinoza).

El potencial está ahí, pero realmente hacer una estimación exacta sería muy aventurado en este momento , acepta García de la Torre.

Jefatura visitará Río

Con la misión de conseguir una buena ubicación en la Villa Olímpica, así como despejar las dudas respecto del transporte y amenazas como la epidemia del Zika, la jefatura de misión de la delegación mexicana viajará del 15 al 19 de marzo próximos a Río de Janeiro.

La jefatura se siente preocupada por la amenaza del Zika, virus que está amenazando a la población brasileña. Es precisamente una de las inquietudes que tocaremos en la reunión de marzo, entiendo que la ciudad deberá tener medidas extraordinarias para blindarse de alguna forma durante los JO , concluyó .