La selección de futbol de Paraguay pasó 11 meses sin entrenador, después de que cayeron en Asunción ante Venezuela, en el último partido de la eliminatoria mundialista para Rusia 2018.

Fue un golpe duro no poder disputar el repechaje mundialista. Esa derrota determinó la salida del técnico nacional de Francisco Arce.

Tuvo que pasar casi un año para que Robert Harrison, presidente de la Asociación de Futbol de Paraguay (AFP) anunciara la llegada de Juan Carlos Osorio para tomar la selección paraguaya.

El perfil del entrenador colombiano cumplía la promesa de un técnico mundialista “triple A”, según la propia descripción, que ayudaría a Paraguay a regresar a un mundial de futbol, ausentes desde Sudáfrica 2010, cuando al frente de Gerardo Martino consiguieron su mejor participación al llegar a los cuartos de final.

“Afecta mucho que Paraguay no participe en los mundiales, sobre todo en la cotización de los jugadores, en el interés que tengan los clubes extranjeros por los jugadores paraguayos”, indica Denis Caniza, exseleccionado paraguayo cuatro veces mundialista.

Paraguay enfrenta a la selección mexicana de futbol bajo un contexto de reconstrucción y renovación de jugadores, pero también de dificultades de un equipo que no tiene un referente mundial, como en el pasado fueron Roque Santa Cruz, Óscar Cardozo o Nelson Haedo Valdez, y con un nuevo cuerpo técnico con apenas un mes en el cargo, tras la inesperada renuncia de Juan Carlos Osorio debido a “razones familiares propias”.

Una nueva generación de jóvenes que lidera Miguel Almirón y Antonio Sanabria enfrentará a México para intentar terminar con la racha de 14 partidos amistosos sin ganar, desde noviembre del 2014, cuando derrotaron 2-1 a Perú.

La nueva generación se pone a prueba

El seleccionado de Paraguay, Miguel Almirón ya había generado 13 millones de dólares en operaciones de traspaso a los 22 años, en dos transferencias a las ligas de Argentina y Estados Unidos. Dejó Cerro Porteño cuando tenía 20 años y, desde entonces, se ha convertido en la esperanza de una nueva generación de futbolistas para regresar a un mundial de futbol.

Los 23 futbolistas convocados por Eduardo Berizzo para los partidos amistosos ante Perú y México tienen un valor de 102 millones de dólares, es la cotización más alta en los últimos cinco años de la Selección Paraguaya.

Miguel Almirón y Antonio Sanabria, ambos delanteros que juegan en Inglaterra e Italia, soportan el valor del equipo, ya que suman 33% del valor total del plantel. El fichaje de Almirón a Newcastle por 27 millones de dólares revitalizó su estatus y actualmente es el futbolista más valioso de Paraguay.

“El futbolista paraguayo no está listo para salir tan joven de su país, es un error”, reflexiona Denis Caniza.

El exjugador en clubes de México como Cruz Azul, Santos, Atlas y León se refiere a las condiciones económicas de los clubes de Paraguay, donde la venta de futbolistas es uno de los ingresos más importantes, lo que motiva a que los jugadores salgan más jóvenes de su país, pero sin concluir su formación y experiencia, lo que les impide consolidarse en el extranjero.

Uno de esos casos es el de Sergio Díaz, defensa que fue fichado por Real Madrid, pero que nunca pudo sobresalir y ahora se encuentra jugando para Corinthians de Brasil.

“Es un error que los chicos salgan tan pronto de nuestro futbol, pero también es entendible porque los clubes de afuera llegan con una propuesta económica importante para llevarse al jugador y convencen al club”, señala Caniza.

La salida de jugadores ha impedido que se consoliden proyectos deportivos en la selección, ya que los jóvenes que dejan Paraguay tienen dificultades para tener actividad regular en el extranjero.

Desde el 2011, año en que renunció Gerardo Martino a la Selección paraguaya, han pasado siete entrenadores, pero ninguno ha podido calificar a un mundial. Francisco Arce fue el más cercano.

“Estamos en un momento de transición. Actualmente el futbol paraguayo está en una renovación importante, son jugadores que están por primera vez y hay que darles tiempo. Hay que buscar un perfil al que le guste trabajar con jóvenes y darle tiempo”, dice Caniza, sobre la actualidad de la selección Paraguaya.

Inestabilidad de la directiva

Tres de los últimos cinco presidentes de la Conmebol han sido paraguayos. Nicolás Leoz y Juan Ángel Napout enfrentaron acusaciones de corrupción por recibir sobornos para la adjudicación de los derechos de transmisión de al menos cuatro ediciones de la Copa América.

Alejandro Domínguez, actual presidente del futbol sudamericano, también es paraguayo.

Una investigación del sitio paraguayo Sin Falta señala con documentos oficiales que el actual presidente de la Conmebol, en su antiguo puesto de presidente de la Asociación de Futbol de Paraguay, rechazó una oferta de 17 millones de dólares de la televisora Tenfield por los derechos de televisión de la Selección Paraguaya por la eliminatoria de Rusia 2018.

El presidente prefirió otorgar a Traffic, una de las empresas involucradas en la red de sobornos por los derechos de transmisión de la Copa América, el contrato de transmisión de la selección de Paraguay por 9.3 millones de dólares.

El actual presidente de la AFP es Robert Harrison, pero no pudo retener a Juan Carlos Osorio como entrenador de Paraguay a pesar de un contrato anual de 2.4 millones de dólares, que son ingresos más altos que su sueldo en la Selección Mexicana de futbol.