A Chile le bastaron 11 minutos para liquidar a Colombia y asegurar su pase a la final de la Copa América, instancia a la que accedieron por segunda edición del torneo consecutiva. El cuadro dirigido por Juan Antonio Pizzi superó 2-0 a los cafetaleros en un encuentro que tras el final del primer tiempo tardó en reanudarse dos horas con 15 minutos debido a una tormenta eléctrica.

El primer tanto de La Roja llegó al seis, minuto en el que Juan Cuadrado intentó despejar un servicio de José Fuenzalida, dejando el balón para que Charles Aránguiz definiera solo y de frente a las redes. Anoche Chile no permitió que su rival reaccionara y cinco minutos después de abrir el marcador, luego de un disparo de Alexis Sánchez que se estrelló en el poste, Fuenzalida aprovechó el rebote y puso cifras definitivas.

Antes de que viniera la reacción colombiana, que no se pudo reflejar en el marcador por la buena actuación del arquero Claudio Bravo, Alexis estuvo cerca del tercero tras ingresar al área y mandar el balón al primer poste.

Fue hasta el minuto 23 cuando los cafetaleros despertaron, en una jugada en la que James Rodríguez habilitó a Roger Martínez, jugador que puso a prueba a Bravo por primera ocasión en la noche. En esa jugada el guardameta chileno atajó de buena manera para evitar el descuento de su rival, situación que se repitió un poco más tarde en un mano a mano que le ganó a Santiago Arias, desviando la pelota con las uñas.

Cuando parecía que con la reacción colombiana en el segundo tiempo vendría lo mejor del partido, una tormenta eléctrica por el área del Soldier Field de Chicago provocó que el compromiso se reanudara más de dos horas después, afectando el ritmo de partido, que Chile supo manejar para conservar su ventaja hasta el final del duelo, situación que le resultó más fácil tras la expulsión de Carlos Sánchez al 56.

Gracias a un inicio aplastante, Chile ganó su pase a la final, etapa en la que buscará revalidar su título ante Argentina el próximo domingo.