Termina la especulación e inicia la emoción. Seattle y Denver tienen una cita el próximo 2 de febrero para lo que podría ser un encuentro cerrado, pues se enfrentarán la mejor defensiva contra la mejor ofensiva de la temporada regular. Además, los mariscales de campo: el experimentado Payton Manning contra el chico de 25 años, Russell Wilson.

Denver logró dominar a Patriots, que no supo cómo conducir el juego. Tom Brady clavó la mirada al suelo, porque ya no había tiempo para nada.

Al encuentro le faltaban menos de dos minutos. La frustración era evidente. El ovoide le pertenecía a Payton Manning y compañía, quienes intentaron avanzar, pero como ya no podían concretar otra jugada, decidieron dar por concluido el encuentro con pocos segundos en el reloj: su lugar en el Super Bowl ya estaba asegurado.

Manning y Brady estrecharon las manos al final del encuentro: uno no podía ocultar su felicidad, mientras que el otro corrió a los vestidores a ocultar su tristeza. Era su encuentro número 15.

Broncos festejó su logro con la corona de la Conferencia Americana: a Manning nadie lo pudo detener y guió con comodidad a Denver que se impuso 26-16 a New England . Él mostró su liderazgo y logró lanzar 400 yardas por aire.

El encuentro le costó mucho trabajo a Patriots, ya que en el primer y tercer periodo del partido no lograron registrar ningún cambio en el marcador. En el segundo, la única jugada que lograron fue un gol de campo de Stephen Gostkowski, la diferencia era de 13-3.

La ventaja de 10 unidades que tenía Denver era por dos goles de campo de Matt Prater y, a pase de Manning, Jacob Tamme realizó la primera anotación para el equipo que dirige Bill Belichick.

Manning dio un pase de tres yardas a Demaryius Thomas, que incrementó la diferencia a 20-3. En el último cuarto, Prater anotó su tercer gol de campo y, con una diferencia de 20 puntos, parecía que los liderados por Brady empezaban a reaccionar; el mariscal de Patriots le dio un pase de siete yardas a Julian Edelman, quien anotó el primer TD para la franquicia.

Llegó el cuarto gol de campo de Matt Prater; después, Tom Brady tomó la iniciativa y sumó la segunda anotación; el ovoide era de la ofensiva de Broncos, pero había poco tiempo para lograr una jugada más y el resultado les favorecía, ya no había motivos para disputarse los últimos segundos.

Seattle se corona ?hasta el final

Si algo dominó el campeonato de la Conferencia Nacional fue la incertidumbre. San Francisco y Seattle dejaron lo más emocionante del encuentro para los últimos 15 minutos.

Por poner un ejemplo, Seattle no pudo anotar un TD estando a dos yardas de la zona de anotación y a San Francisco le interceptaron, en la última jugada, un pase de Colin Kaepernick en la zona de anotación.

El juego, hasta el tercer cuarto, parecía que lo ganaba San Francisco, ya que iba dominando con una mínima diferencia en el marcador de 17-13.

Pero al final, el ansiado pase para el Super Bowl fue para Seattle. Sí, la defensiva del equipo dejó lo mejor de sí en los últimos dos minutos.

Defendió los 10 puntos que logró su ofensiva y no permitió más cambios en el marcador.

El partido comenzó con el dominio de San Francisco, que sumó los primeros puntos con un gol de campo de 25 yardas de Phil Dawson.

Para el segundo cuarto, lograron una anotación de Anthony Dixon, pero Seattle reaccionó con el primer gol de campo de Steven Hauschka de 32 yardas, el marcador iba 10-3.

Para la segunda mitad, Marshawn Lynch corrió 40 yardas para anotar un TD. El encuentro estaba empatado.

Las cosas no serian tan sencillas, San Francisco sumó una anotación de Anquan Boldin a pase de Kaepernick, y los liderados por Russell Wilson contestaron con un el segundo gol de campo de Hauschka, de 40 yardas.

En el último cuarto, a pesar de que el balón pasó por las manos de 49ers y Seattle, Wilson le dio un pase a Jermaine Kearse para un TD, más el cuarto gol de campo de Steve Hauschka. El marcador no registró más cambios: 23-17.