Una nueva oportunidad es lo que significa para Julián Sánchez Gallegos participar en el Campeonato Mundial de Natación. El antecedente inmediato del clavadista en dicho certamen fue en el 2011, en Shanghai, China, donde junto a Yahel Castillo logró ocupar el tercer lugar en el podio, en la prueba de trampolín de 3 metros sincronizado.

Sánchez suplió a Daniel Islas -tras un accidente en el trampolín de 1 metro-.

Después de lograr la medalla de bronce en el Mundial, en ese mismo año, la dupla obtuvo oro en los Juegos Panamericanos (2011) y plata en la Serie Mundial de Clavados (2012).

De forma individual, Julián ocupó el segundo lugar en la prueba de trampolín de 3 metros en la Universiada y Panamericanos en el 2011. En la Serie Mundial de Clavados del 2012, logró bronce.

En su participación en Juegos Olímpicos 2012 Yahel y Julián concluyeron en la séptima posición. Cabe señalar que Julián compitió con dolores en la rodilla y posteriormente a su participación en la justa fue operado.

Julián indica que su etapa más difícil en su carrera la vivió en el 2013, ya que previo a las pruebas clasificatorias para el Mundial de Natación, que se realizaron en Veracruz, dos días antes de la competencia se resbaló en el trampolín y se fracturó el tobillo.

En aquel entonces, no tenía ganas de ir a sus terapias y pensó en retirarse del deporte. Pero fue Luis Huerta, auxiliar del entrenador Iván Bautista, el que le insistió para que continuara entrenando.

En una ocasión en la que Julián no llegó a entrenar, Luis le llamó y le pidió que se presentara.

Ese tipo de llamadas (...), saber que alguien se interesaba y creía en mí, fue cuando empecé a salir adelante poco a poco. Gané el clasificatoria a los Juegos Centroamericanos 2014 y logré tres medallas (un oro y dos platas) .

Ahora, en su tercera participación en campeonatos, lo hará en el trampolín de 3 metros sincronizado, pero será en la modalidad mixta, su pareja es Arantxa Chávez.

Es algo que en lo personal necesitaba, porque del 2015 a la fecha estaba estancado. No clasifiqué a Juegos Olímpicos. Es una nueva oportunidad para mí. Ahora comienzo a disfrutar esto como cuando era niño , externó. El clavadista comenzó a los seis años a practicar dicha disciplina.

¿Cómo describes al selectivo que participará en Budapest 2017?

Esta delegación es muy grande y habla del trabajo de los entrenadores mexicanos. Clavados siempre ha dado resultados a través de los años. Ahora los nuevos clavadistas son muy fuertes y es por eso que la delegación se conforma por gente experimentada y por las futuras promesas que estarán ganando medallas en los Juegos Olímpicos.

¿Cuál podrías indicar que es la virtud de un entrenador como Iván Bautista?

No es porque yo esté entrenando aquí, este es el mejor equipo de México. Iván ha sabido llevarnos bien. Él tiene la característica de que nos ha hecho un equipo muy unido, somos un equipo en el que siempre tratamos todos de ayudarnos, no existen rivalidades ni envidias. La escuela de Jalisco es muy grande, yo te puedo asegurar que aquí seguirán saliendo talentos y hay escuela para 10 o 20 años más, van a seguir saliendo los futuros seleccionados del país.

¿Qué lección te dejó tú participación en los Juegos Olímpicos 2012?

Una de las mejores experiencias que he tenido como atleta. Soñábamos con estar en el podio, pero ahí influyeron varias cosas, porque a pesar de que nosotros estuvimos 100% cumpliendo con entrenamientos, inconscientemente nuestra atención no estaba a 100% en la competencia, por situaciones en las que no sabíamos en qué pruebas íbamos a competir. Me cuestioné la razón por la que no habíamos obtenido la medalla, porque obtuvimos medalla en el Campeonato Mundial (2011) y en la Serie Mundial (2012).

Llegamos a Juegos Olímpicos y lo peor que nos podía pasar era obtener un bronce y nos vamos hasta el séptimo lugar, fue un golpe duro, pero aprendí mucho de eso.

¿Hay algo que cambiarías en las más de dos décadas que has dedicado a la disciplina?

No cambiaría nada. Todo en la vida son aprendizajes y en estos más de 20 años como clavadista los he disfrutado al máximo.

No siempre van a existir triunfos, habrá derrotas y eso lo he aprendido. Lo sigo disfrutando como el primer día en el que entre a clavados. Me paro en el trampolín y busco hacer la mejor ejecución. Siempre con una sonrisa.

[email protected]