La federación francesa construyó, en 1988, el complejo Clairefontaine en París. Éste funge como sede de entrenamiento de la Selección mayor y también donde los visores de la federación llevan a entrenar a los mejores futbolistas infantiles y juveniles de la región. Ahí detectaron a Thierry Henry, Paul Pogba y la figura de la presente Copa del mundo, Kylian Mbappé, entre otras decenas de futbolistas.

Croacia, su rival en la final del Mundial de Rusia, no tiene esa estructura y hasta el año pasado ni siquiera tenía un predio propio para que su Selección entrenara.

“Los estadios son viejos y la mayoría se construyó en la época en la que Croacia pertenecía a Yugoslavia. Todos los equipos tienen instalaciones de entrenamiento antiguas, salvo el Dínamo Zagreb —el club más ganador del país— que tiene unas muy similares a la del América”, comenta Alfredo Sánchez, productor de Vatreni, el documental que narra la Guerra de Croacia y el proceso de reconciliación de sus habitantes a través de la Selección que terminó en el tercer lugar del Mundial de Francia 98.

Pero la infraestructura es el menor de sus problemas.

•••

Zdravko Mamic llegó a la vicepresidencia ejecutiva del Dínamo en el 2003. Era el hombre que definía el futuro deportivo del club, pero sobre todo el económico. Desde que llegó tuvo problemas con diferentes personas. Tuvo enfrentamientos verbales con periodistas, también con los Bad Blue Boys —el grupo de hooligans del Dínamo— e incluso hasta con los mismos futbolistas, como fue el caso de Eduardo da Silva, un naturalizado y exintegrante de la Selección.

Da Silva lo demandó y ganó un juicio porque lo forzó a entregarle hasta 25% de su salario. Ése sólo fue el primer caso. Apenas en junio pasado fue acusado por la fiscalía croata de desviar, del Dínamo a su cuenta particular, 15 millones de euros en la transferencia del capitán y estrella de la Selección, Luka Modric, cuando el club croata lo vendió al Tottenham en el 2008.

A Mamic también lo acusaron de no pagar los impuestos de las transferencias de sus jugadores, dar sobornos, amenazar al ministro de Deportes croata, tener nexos con magistrados e incluso de patrocinar, en el 2014, la campaña de la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, quien ganó las elecciones cuando representó al Partido Conservador Unión Democrática Croata.

“Es un secreto a voces cómo se maneja. Los Bad Blue Boys y, en general, los aficionados del Dínamo desaprueban su gestión en el club, porque sienten que lo desfalcaron. Esto provocó que boicotearan al club. El público dejó de ir al estadio, que casi siempre está semivacío”, explica Edson Ramírez, director de Vatreni y quien junto a Sánchez vivió por nueve meses en el país.

Mamic también es acusado de ser el encargado de dirigir la federación croata e incluso de manipular a Davor Suker, su presidente y exdelantero en Francia 98, para que sea el rostro del organismo, aunque el exfutbolista niega las acusaciones.

“La prensa croata publica constantemente los nexos y los presuntos lazos de corrupción de Mamic, quien incluso ya estuvo encarcelado en varias ocasiones anteriormente. Pero el caso de Modric es más delicado aún, porque autoridades de otros países están siguiendo el asunto”, añade Ramírez.

El pasado 6 de junio, la justicia croata dictó una orden de aprehensión para Mamic. Pero, coincidentemente, un día antes de que ésta se publicara se trasladó a Bosnia y Herzegovina —país en el que tiene la nacionalidad— para, según él, tomar un retiro espiritual.

Hasta ahora sigue prófugo.

•••

La justicia croata llamó a declarar a Modric por el caso Mamic cuando se preparaba para afrontar el Mundial.

El mediocampista contó que había firmado un convenio en el que se comprometía a entregar a Mamic 50% de las primas que recibiría en sus contratos profesionales cuando jugaba en Inglaterra. Detalló que él sacaba el dinero de una sucursal bancaria y posteriormente se lo entregaba a Mamic o a su hijo.

La fiscalía investigó y concluyó que el acuerdo no estaba firmado, que era un convenio privado y acusó a Modric de falsedad de declaración. La justicia croata añadió que el futbolista hizo ese testimonio para beneficiar a Mamic y que no fuera a la cárcel.

El mediocampista fue notificado que, una vez que termine su actuación en el Mundial, afrontará un juicio por falsedad de declaración del que podría pasar hasta cinco años en prisión si lo encuentran culpable.

Pero a Modric no le afectó la situación en lo que va del torneo y está a un paso de coronarse campeón del mundo.

•••

Entonces, ¿por qué la Selección tiene éxito pese a todos los problemas alrededor de su futbol? Sánchez aporta una respuesta:

—Porque separan la Selección de todo lo demás. Su talento es nato. Los niños ven como ídolos a los croatas que se encuentran en las ligas de Europa y eso los impulsa a querer emularlos, pese a que no tengan las facilidades que tienen en otros países.

Y Ramírez agrega:

—En Croacia hay campos por doquier, aunque sean improvisados o de pasto sintético. Los clubes de Primera División se nutren de los colegios pequeños de futbol y los niños nacen con una técnica muy avanzada. Ahí todos tocan bien el balón y todos sueñan con ser Modric.

•••

En octubre del 2013, la Selección croata sufrió la renuncia de Igor Stimac, su técnico. Con el repechaje mundialista a pocos días de distancia, nombraron a Niko Kovac en el cargo, quien logró calificarlos al Mundial de Brasil 2014, en el que se quedaron en fase de grupos.

Ése fue un proceso ejemplar, si se compara con el de Rusia 2018.

Croacia, al igual que hace cuatro años, también se quedó sin entrenador previo a la fase de reclasificación. Nuevamente, los directivos recurrieron a un plan de contingencia y nombraron a Zlatko Dalic, quien ganó la eliminatoria y los clasificó al Mundial.

El mismo Dalic tuvo que tomar una decisión determinante después del primer partido del torneo.

Expulsó del equipo al delantero Nikola Kalinic, quien se negó a entrar de cambio en el juego contra Nigeria por supuestos dolores en la espalda.

No fue el único caso. Apenas el lunes pasado, la federación croata le quitó la acreditación a Ognjen Vukocevic, miembro del cuerpo técnico, quien supuestamente incitó al defensor Domagoj Vida a decir ‘Gloria a Ucrania’, un grito nacionalista ucraniano y antirruso, en un video en redes sociales.

Pese a todo, la Selección croata no se divide. En ella el talento se impone al proyecto.