Río de Janeiro. A ver, vayamos al pajar para hallar a María Guadalupe. Para empezar, lo que tenemos que tener es paciencia. No hay nombre más común en México que María Guadalupe. Hay 848,375 mujeres que responderían en el mismo instante que lo dijeras. Dice el Registro Nacional de Población que es el nombre más común, y bueno, si piensas que la solución es sólo decirle Guadalupe, sigues en problemas, porque hay 634, 712, y con María la cosa es más o menos parecida, 611, 467.

Si por nombre se tratara, María Guadalupe es común en todos lados. Pero andando se ha hecho con un nombre, un sitio en nuestra memoria, al menos por un tiempo. Seguro que así es mucho más fácil hallarla. Tampoco es fácil encontrarla en la lista de los atletas que más apoyos financieros recibieron en los últimos dos ciclos olímpicos.

En total -como documentó recientemente El Economista- entre el 2009 y el 2016 el gobierno mexicano ayudó financieramente a 491 atletas vía el Fondo para el Deportista de Alto Rendimiento (Fodepar). María Guadalupe, Misael Rodríguez e Ismael Hernández están perdidos entre datos. Para hallarlos hay que irse a la parte baja de la tabla: la medallista de plata en marcha es 248, el de bronce en pentatlón es el 225 y nuestro boxeador es el 318.

María trabajó más de un año con una lesión y Misael salió a las calles a botear para tener recursos. Ésos son nuestros medallistas. Aunque la atleta que más dinero percibió, María Espinoza, logró su tercera presea consecutiva en Juegos Olímpicos.

México consiguió en Río cinco preseas, dos menos que en Londres 2012. Pero hay buenas noticias: es la ocasión que más deportistas top cinco, en los últimos 20 años, tiene (18 en total), superando los 10 de Sydney 2000 y Londres 2012. Pero no sólo eso. La delegación mexicana logró 27 sitios entre los 10 primeros lugares. También tiene a 46 atletas entre los mejores 20 (algunos en pruebas de equipo).

¿Qué es mejor? ¿Tener más medallas o más atletas entre los mejores del planeta?

* * *

Hemos recibido mucho apoyo, claro que nos sentíamos presionados, pero cayó la medalla , comenta Iván Bautista, entrenador de clavados de Germán Sánchez, quien consiguió medalla de plata en la plataforma de 10 metros. Clavados es junto al taekwondo la disciplina que más dinero recibió (41.3 millones de pesos para Río 2016).

Entre la primera decena de ?atletas que más recursos financieros recibieron de Fodepar, la mitad logró colocarse entre los primeros 10 en sus respectivas pruebas y dos, Germán Sánchez y María Espinoza, ganaron una presea. La taekwondoin tres veces medallista fue la atleta que más dinero recibió en los últimos dos ciclos olímpicos (5.1 millones de pesos, de acuerdo con cifras del Fodepar).

Cada deporte tiene su objetivo, siempre hemos trabajado con el objetivo claro y siempre tratamos de cumplirlos. Nosotros buscábamos más medallas, pero no se logró. Pero para mis compañeros fue un éxito meterse en semifinales. Entonces, creo que se ha trabajado bien y ése debería ser el camino a seguir , reflexiona María Espinoza sobre los resultados de su disciplina: una medalla y dos quintos sitios.

Hay que valorar a los que están entre los primeros 12 del mundo , dijo Alfredo Castillo, director de la Conade, cuando las medallas no llegaban.

Sí, en términos de preseas no fue lo mejor. Las cinco de Río significan estar en el sitio 61 del medallero, cuando hace cuatro años fue 39. No se puede medir todo por ese concepto, hay más cosas , reflexionó Castillo.

Al concluir Río hay 46 deportistas mexicanos entre los primeros 20 del planeta en su disciplina (se incluyen a los integrantes de los equipos de tiro con arco femenil, esgrima, dobles de tenis, voleibol de playa y no se duplican los nombres de Rommel Pacheco, Paola Espinosa o Alejandra Valencia que tuvieron dos top 10). En los dos ciclos olímpicos anteriores eran 26 .

¿Y ahora qué sigue?

En los próximos días, la Conade deberá presentar un balance de lo que sucedió en Río de Janeiro.

En Brasil le cuestionaron a Alfredo Castillo: ¿Va a presentar su renuncia, se la piden desde México? .

El directivo respondió: Esto va más allá de si me voy o no. Se necesita un plan de trabajo integral .