Los jugadores de la Selección de Estados Unidos esperan que el partido ante la Selección Mexicana no se politice, ya que lo que se disputa no tiene nada que ver con las elecciones del país norteamericano sino es únicamente un partido eliminatorio para estar en el Mundial de Rusia 2018.

No hablo mucho de política, fue un día importante para Estados Unidos, pero creo que cuando México esté en la cancha no tendrá en la cabeza a Donald Trump , comentó el portero Tim Howard.

México siempre es un rival que motiva y estar en Columbus es aún más emocionante, tenemos un par de días para trabajar antes de que arranque el duelo y tenemos ansias de empezar. Siento que será un partido duro, es un duelo para la Copa del Mundo, somos locales y no queremos regalar nada , dijo el guardameta estadounidense.

Michael Bradley no quiere que el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos tenga efecto alguno en el ambiente que se vivirá en Columbus el próximo viernes.

Deseo que nuestros aficionados hagan lo que siempre hacen, que es apoyar a nuestro equipo y sean lo más pasionales posibles , dijo el talentoso centrocampista.

Espero también que haya mucho respeto entre todos: estadounidenses, mexicanos, neutrales, mujeres y niños, que cada persona que vaya al estadio disfrute lo que todos esperamos que sea un hermoso partido entre dos rivales deportivos que se tienen mucho respeto. Espero que sea una noche especial para todos , agregó.

Cuestionado sobre la victoria del candidato republicano, Bradley prefirió ser diplomático y dijo que los estadounidenses respetamos nuestra democracia y más allá de por quién votamos, es nuestra obligación estar juntos, apoyar al nuevo presidente y tener fe y confianza en que hará lo mejor por el país .

Los deseos de Giovani

En relación con los rivales que enfrentarán en este inicio de las eliminatorias, Giovani dos Santos, delantero mexicano, dijo:

Son dos partidos muy complicados, nos toca jugar de visita. En el primero sabemos la dificultad que va a tener ese partido, contra un rival complicado, con una rivalidad de ya muchos años, en un campo en el que México nunca ha conseguido la victoria, así que bueno, estamos preparados para ellos y ojalá que el 11 de noviembre México pueda cambiar la historia .