Buenos Aires. El ex futbolista, ex director técnico y ex manager del Real Madrid, Jorge Valdano, aseguró en Buenos Aires que su compatriota del Barcelona de España, Lionel Messi, es "el primer genio del siglo XXI" que "acostumbra a lo extraordinario".

"Lionel ya no asombra a nadie. Con él nos acostumbramos a lo extraordinario. Y de repente empezamos a cometer injusticias: hace unos días batió el récord histórico de goles en una temporada en el futbol europeo y no digo que pasó inadvertida, pero la noticia no tuvo el impacto que se merece", aseguró a la agencia estatal Telam.

Valdano insistió en que "estamos ante el primer genio del siglo XXI, pero con una singularidad: él es un genio con una continuidad asombrosa, ya sea a lo largo de un partido, de un campeonato".

"El día que juega mal, Messi está entre los tres mejores del partido", aseguró.

Agregó que "a Messi (24 años) da gusto verlo con la pelota en los pies. Y encima después del partido se quita importancia y vive como si fuera cualquiera. Es muy difícil no confundirse siendo Messi y él lo logra. Tampoco eso se valora en su verdadera dimensión".

En ese sentido, estimó que en la selección Argentina, actualmente "el rasgo distintivo se llama Messi. Tener el mejor jugador del mundo ya es indudablemente un rasgo distintivo", aunque advirtió que "hay que rodearlo".

Delantero de la selección albiceleste que se consagró en el Mundial de México 1986, Valdano se lamentó que el futbol de Argentina se haya "alejado de su esencia", al advertir que "la desesperación en la búsqueda de un resultado trastorna los procesos de formación".

"En la Argentina nos hemos alejado de la esencia. La Selección (dirigida por César Menotti) que ganó el Mundial de 1978 fue un equipo muy argentino que, a la vez, revolucionó nuestro ritmo futbolístico. De eso nos hemos ido alejando paulatinamente", aseguró.

Valdano también se refirió a Marcelo Bielsa, otro compatriota y entrenador del Athletic de Bilbao, de quien dijo que "todo lo que hace tiene una dimensión épica que ennoblece al fútbol".

"Yo lo asemejo a la palabra grandeza, que no es más que llevar las virtudes hasta el límite. Me hizo reconciliar con el juego", abundó.