Gerardo Martino será anunciado este lunes como nuevo director técnico de la Selección Mexicana de cara al proceso para la Copa del Mundo Qatar 2022. Medios mexicanos señalan que el entrenador firmó este domingo su contrato y hoy se hará oficial su lugar en el representativo mexicano, algo que trascendió desde finales del año anterior.

Chile y Paraguay (el país donde más feliz ha estado según sus propias palabras) serán sus primeros rivales de México y con Tata al mando. El primero ante los chilenos el próximo 22 de marzo en San Diego y en Santa Clara el 26 de ese mes frente a Paraguay que ahora es comandado por el ex-DT del Tri, Juan Carlos Osorio.

La idea de la FMF es tener un proceso de tres años para posteriormente repensar si es el DT ideal para llegar al Mundial del 2026 que se celebrará en México-EU y Canadá.

Con su equipo de confianza

El entrenador tomará las riendas de la selección y lo hará con su equipo de trabajo de toda la vida. Jorge Theiler será su mano derecha y una de las personas a las que más confianza le tiene Martino, su segundo auxiliar será Sergio Giovagnoli, ambos fueron compañeros del ahora técnico del Tri en su etapa como jugador en Newell’s Old Boys en Argentina.

Rodolfo Paladini será su preparador físico, Damián Silvero será el encargado de realizar los análisis de video y de su paso por Atlanta viene Aaron Hyde como entrenador de porteros.

Llega del éxito de Atlanta

Martino viene de dirigir al equipo Atlanta United de la Major League Soccer (MLS) de Estados Unidos, equipo al que hizo campeón en dos años.

Tiene experiencia mundialista con Paraguay en Sudáfrica 2010, donde llegó hasta cuartos de final, la mejor actuación en la historia del 11 guaraní, aunque finalmente fue eliminado por España.

Martino llega para ocupar el sitio que dejó vacante Juan Carlos Osorio, quien dirigió a México en el Mundial de Rusia 2018.

Cuando llegó a Estados Unidos para entrenar a Atlanta United dejó ver que es una persona con un fuerte compromiso de proximidad con su familia. En esta etapa se alejó unas 4,828 millas aéreas de su hogar, la ciudad de Rosario en Argentina.

“Es por eso que Atlanta se siente como unas vacaciones. Es difícil para una persona promedio en los Estados Unidos comprender cómo es para un entrenador de futbol entrenar al equipo nacional en su país natal, especialmente a una potencia mundial como Argentina”, dijo tiempo atrás.

A sus 56 años tiene en sus manos el reto de una selección mexicana que ha estado acéfala desde 27 de julio del 2018 y, desde entonces, Ricardo Ferretti, el entrenador de Tigres, ha estado a cargo de los duelos amistosos y jamás quiso comprometerse en un puesto oficial con el equipo nacional.

Martino llegó a Atlanta como un camino para empezar su trabajo estratégico y como una forma de salir de la boca de todos.

“Todo el mundo está hablando de ti. En un periodo muy corto pude lograr muchas cosas. Entrené en una Copa del mundo a Argentina, donde nací; el club donde crecí en Rosario, Newell’s Old Boys. Fue la decisión mejor pensada que tomé en mi carrera”.

Su familia y amigos lo apoyaron cuando se fue a Estados Unidos.

“¿Por qué va a entrenar en esa liga?”, le cuestionaban.

“Había perdido la capacidad de disfrutar de mi equipo y quería volver a algún lugar donde pudiera hacer eso”.