En el futbol, la memoria tiene caducidad. De ídolo a villano se pasa de un segundo a otro, y si alguien lo duda, sólo tiene que mirar hacia donde se encuentre Diego Armando Maradona.

Quien diera las mayores alegrías al pueblo argentino ahora les ha robado las esperanzas. Diego llega a Sudáfrica al frente de Argentina, luego de calificar de último momento a la Copa del Mundo en una eliminatoria en la que todo su país exigió su cabeza.

Al astro argentino le perdonaron dopings y hasta le rezaron durante días enteros para que saliera adelante cuando parecía que sus excesos le quitarían la vida, pero en Argentina no le perdonarán que la albiceleste no juegue bien bajo su mando.

Por ser Argentina el equipo de Diego, se le debe otorgar alguna posibilidad, pero lo que se palpa en la nación sudamericana y en el mundo del futbol es un mar de dudas que envuelve a este cuadro.

Pero Maradona no sabe de escuchar críticas. Así como se dejó querer cuando destacaba como el mejor jugador del planeta, ahora ha desafiado a sus críticos para los que tuvo fuertes respuesta tras asegurar su boleto y cree ciegamente en que los hombres en los que ha confiado darán el ancho en África y las figuras que dejó a un lado no le harán falta.

A un día de su debut, la última palabra tiene Diego, quien sólo tiene dos opciones: ser amado como jugador y entrenador, o señalado por no hacer caminar a una Selección plagada de figuras.

Kanu, un corazón que late por el futbol

Quien piense que alguien no puede asistir a un Mundial con el puro objetivo de disfrutar jugar al futbol está equivocado. Si bien sueña con hacer un buen torneo y levantar la copa, Nwankwo Kanu irá a la primera Copa del Mundo realizada en África con la intención de divertirse en cada partido.

La razón es sencilla. Ésta figura del cuadro de Nigeria estuvo al borde de la muerte por un problema en el corazón cuando su carrera se encontraba en lo más alto, tras haberse coronado campeón del mundo Sub-17 en 1993 y monarca olímpico en 1996.

Consciente de que fue afortunado y que en Sudáfrica se despedirá de los mundiales, el nigeriano que ha disputado 82 partidos con su Selección buscará disfrutar el torneo y ayudar a que su equipo trascienda.

Grecia y Corea del Sur, los acompañantes

Grecia se ampara en su delantero Theofanis Gekas, su mejor carta de presentación es su cuota goleadora de 10 tantos en la eliminatoria del viejo continente. A pesar de la popularidad, clase y contundencia, goleadores de otras selecciones quedaron detrás del hombre gol europeo y esperanza griega para el torneo.

Mientras que Corea del Sur no aparece entre los favoritos, los rivales de este representativo deberán presentar atención a la figura de Jung Moo Huh, el estratega que bien puede causarles problemas en Sudáfrica.