Nicolás Castillo pide el balón para cobrar el tiro libre. Aunque se acercan David Cabrera, Néstor Calderón, Alan Mendoza y, el más habitual para ejecutar esos disparos, Abraham González, el delantero chileno pide que por primera ocasión le dejen hacer el tiro. Instantes después, el chileno anota el primer gol del torneo para Pumas.

Yo quiero jugadores de ésos, que no dejan perder un balón , explicó al finalizar el encuentro Francisco Palencia, sobre la intensidad de Nicolás. Castillo ya hace de líder con Pumas, lo hizo con su gol que sirvió para el triunfo 1-0 sobre Pachuca, pero también como el jugador más desequilibrante del equipo desde el torneo pasado y quizá, sin él, Pumas embargaría su suerte a un joven debutante de 18 años, Brian Figueroa, que tuvo su primer partido en Primera División.

Castillo apenas jugó nueve partidos con Pumas el torneo pasado, la mitad del torneo, pero fue el goleador del equipo con ocho anotaciones. Dos partidos no los jugó por castigos de suspensión y en cuatro partidos no tuvo minutos porque se lesionó.

En seis de los nueve partidos que jugó anotó gol y sirvieron para conseguir 10 de los 18 puntos que su equipo logró el torneo pasado.

Sin el gol de Castillo, la única aspiración de Pumas habría sido un empate porque Pachuca amedrentó a la defensa universitaria con la velocidad de sus atacantes, Jonathan Urretaviscaya y Ángelo Sagal, principalmente, pero la zaga de Pumas resistió tanto que Luis Fernando Quintana, quien reemplazó a Darío Verón en la defensa, salió de cambió por lesión.

Nicolás fue la válvula de escape para Pumas, cuando más presionaban los Tuzos, un pase largo al chileno significaba la única amenaza. Pachuca dominó el juego con 58% de la posesión, pero fueron incapaces de poner en peligro la portería de Alfredo Zaldívar.

Algunas veces llegará tarde a la jugada, pero no lo hace con mala intensión , justificó el técnico de los Pumas sobre la intensidad de Castillo, un gesto que reconoce Palencia y que nunca buscó modificar en el delantero, aunque el torneo pasado le haya costado dos expulsiones.

Pumas sumó su primera victoria, lo hizo de la mano de su delantero estelar. Aquel que se quita los zapatos siempre al finalizar los partidos en plena cancha o túnel rumbo al vestidor. Las cosas sin Nicolás serían más complicadas.

[email protected]