La Liga MX Femenil tiene un objetivo firme: convertirse en una organización autosustentable en 2027, justo el año en el que cumpla una década de vida. Saben que no es un camino sencillo, pero la filosofía de su directora, Mariana Gutiérrez, no da marcha atrás: “Tenemos claro que moviendo piedritas vamos a conseguir mover la montaña, esperamos que sea antes de esos 10 años”.

Lo que empezó como una fantasía para muchas niñas que soñaban con patear un balón profesional sin estereotipos, se ha consumado en una realidad vista por 2.48 millones de aficionados en estadios y más de 50 millones de interacciones en redes.

Este verano, la Liga MX Femenil cumplió cuatro años de vida acompañada de estrategias para lograr esa autosustentabilidad: la creación de las fuerzas básicas sub 17, la aceptación de dos extranjeras por equipo, la primera entrega del Balón de Oro Femenil y un plan de patrocinios diferenciados de la liga varonil.

“Se aprobó un área que se dedique a la comercialización de nuevos negocios específicos en la rama femenil, se aprobó que empecemos a monetizar todos nuestros activos, nuestros propios patrocinadores, diferenciarnos del varonil y también, por qué no, con marcas que están interesadas en todo el pull (patrocinando tanto al equipo varonil como al femenil)”, describe Mariana Gutiérrez en entrevista con El Economista.

“Siempre lo hemos dicho, el objetivo principal es ser autosustentables, eso nos lleva a ser la mejor liga del mundo, a que las jugadoras crezcan económicamente, a abrir cientos de fuentes de trabajo y para eso la estrategia de marca y comercial nos va a ayudar mucho para construir a mediano y largo plazo”, agrega la directiva de 36 años y que asumió en 2019.

Después de siete torneos cortos, la liga tiene como patrocinadores principales a los mismos que la rama varonil: BBVA, Voit, Caliente, Tecate y Charly. El avance se ha visto a nivel de clubes, donde marcas como Always, Búfalo, Vicky Form, Caja Popular Mexicana, Electrolit, Bariatrics, La Zarza y Arabela han entrado en los últimos dos años para mostrarse exclusivamente en los uniformes de los equipos femeniles.

“Hay que recordar que somos una asociación civil y todo lo que entra se reparte entre los 18 clubes, es un trabajo de todos en conjunto”, menciona Gutiérrez. De acuerdo con Expansión, BBVA invierte 2.6 millones de pesos al año en la Liga MX, por lo que corresponde poco más de 144,000 pesos para cada club.

El plan de 2027 está basado en otras ligas del mundo con las que México ha tenido asesorías, detalla la directora general, como las de Inglaterra, España, Alemania, Australia, Estados Unidos y Costa Rica: “Algo muy particular del futbol femenil es que todos estamos teniendo los mismos retos y todos estamos viendo cómo afrontamos y tumbamos estas barreras, detectando las áreas de oportunidad”.

En cuatro años transcurridos desde el Apertura 2017, la Liga MX Femenil ha tenido 1,005 jugadoras registradas, un total de 2,483,829 aficionados que han visto algún partido en estadios y más de 1,200 millones de impresiones en sus perfiles de redes sociales.

La oportunidad se ha abierto para mujeres a partir de 15 años que buscan consagrarse deportiva y comercialmente como ya lo empiezan a hacer Katty Martínez (Tigres), Janelly Farías (América), Alison González (Atlas) o Rebeca Bernal (Rayadas), participando en campañas de marcas como Nike o AT&T.

Según datos de la propia liga, el 55% de los equipos cuenta con al menos una estructura de fuerzas básicas desde sub 13 hasta sub 17, algo que se reforzó en 2021 con la inclusión oficial de la categoría sub 17. Chivas, Tigres y Santos son los únicos que cuentan con todas las categorías e incluso Guadalajara anunció su nueva estructura a principios de agosto, basada en cinco pilares: “Crecimiento, competencia, marketing, liderazgo de todas esas niñas y el poder empoderar a toda la sociedad mexicana”, definió Nelly Simón, directora deportiva del club.

En cuanto a la incursión de las extranjeras por primera vez, Gutiérrez señala que el objetivo es “reforzar la liga, teníamos una sola generación desarrollada de futbolistas, por eso de repente hay una enorme rotación de ellas dentro de los clubes, lo importante era abrir esa rotación para que todas tuvieran la posibilidad de competir” y aseguró que sus beneficios contractuales son los mismos que las mexicanas, aunque eso ya es decisión de cada club.

Aún sin cerrarse el mercado de fichajes (sigue abierto todo agosto), hasta el momento son 14 extranjeras fichadas por 11 clubes de la Liga MX Femenil para el torneo Grita AP2021, procedentes de Estados Unidos, España, Costa Rica, Colombia, Brasil, Venezuela, Panamá, Trinidad y Tobago y Argentina.

“Cada club tiene su objetivo, todos trabajan para ganar, pero hay clubes que tienen una visión más allá del campeonato, de desarrollar, de minutos jugados en menores, hay clubes que solo quieren desarrollar talento mexicano, va a depender (...) En todos lados existen mayores y menores presupuestos, eso es algo de cualquier industria, lo que nosotros tenemos claro es que los 18 clubes deben tener las mismas posibilidades y herramientas para competir”.

Mejores condiciones laborales para las jugadoras

“No podemos tapar el sol con un dedo, tenemos muy claro que el machismo es parte de nuestra cultura y una de las cosas de las que más estamos orgullosos de las jugadoras es ese activismo y rol que han tomado en la sociedad para hacer visibles todos estos temas. Somos un reflejo de la sociedad y el deporte es un pilar fundamental para la educación y la construcción del tejido social”, responde Mariana sobre el papel de la Liga MX Femenil en México.

La directora no esconde que trabajan con un presupuesto “corto, sí, no me da pena decirlo, porque estaríamos en problemas si dijera que no estamos buscando la manera de crecer”. Actualmente operan con el 20% de los ingresos que genera la liga en general, sin embargo, confirma que año tras año han subido los sueldos de las futbolistas.

“Cada año los sueldos se han ido mejorando para todas, algunas en proporción mayor que otras (…) De entrada, es imposible que una jugadora gane menos de 1,500 pesos al mes, tenemos una Ley Federal del Trabajo que no permite que nadie gane menos del salario mínimo y depende de la región. Efectivamente, tenemos convenios de formación y en ellos hay montos que varían porque tienen casa club, alimentación, transporte o becas. Sí puedo decir que ese promedio de sueldo está por arriba del promedio del sueldo de un mexicano”.

En la primera copa femenil que se jugó en 2017, fueron registradas 219 jugadoras; el pico se alcanzó en el Apertura 2019 con un total de 544 y en el último antecedente, en el Guardianes 2021, fueron registradas 498 con un promedio de edad de 22.1 años. El tema salarial para ellas sigue siendo una cuenta pendiente, pero Mariana Gutiérrez confía en los pasos que se están dando.

“Hemos avanzado mucho, pero no es suficiente. Sé que (este tema) siempre va a estar latente, y qué importante porque muestra el respaldo de la sociedad. Los hombres tardaron 100 años en construir esos famosos sueldos con los que siempre nos compararan, así que ahora estamos tomando medidas y acciones para que las jugadoras puedan vivir con el sueldo que requieran para el estilo de vida que elijan, pero no nada más trabajamos en eso, sino en cómo estamos fortaleciendo a nuestras jugadoras como seres humanos”.

Con una sonrisa puesta en el futuro, la directiva concluye su charla con este diario: “Para mí, el resultado más importante que tiene la Liga MX Femenil es lo que hoy una niña puede soñar, a lo que puede acceder, a lo que hoy tiene derecho a elegir, tener estos modelos a seguir de jugadoras y todo lo que pueden conseguir, ese es el verdadero valor de esta liga, lo que trasciende a nivel sociedad. Tenemos una gran responsabilidad y oportunidad de seguir construyendo y transformando la conversación”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx