La Liga MX Femenil admitirá a partir del Apertura 2021 un máximo de dos futbolistas extranjeras por equipo. Los directivos del certamen lo proyectan como una medida para incentivar la competencia, el espectáculo y como una oportunidad de entrar al comercio internacional.

Para eso, los departamentos de inteligencia deportiva de los clubes ponen la mira en las ligas colegiales de Estados Unidos y en algunos países de Europa. Sin embargo, los especialistas temen que esta reforma incremente también la brecha deportiva y se adelanta a temas pendientes como la consolidación en las condiciones laborales óptimas de las jugadoras nacionales.

En entrevista con El Economista, Guillermo Terán, agente en el área de gestión deportiva de la empresa de representación de futbolistas, Player Doce, opinó que, antes de dar el paso hacia la apertura a las extranjeras, era necesario elaborar un convenio colectivo para garantizar a las jugadoras locales condiciones que les permitan desarrollarse como deportistas de tiempo completo, pues en la actualidad hay clubes que ofrecen condiciones de trabajo mínimas.

El agente refirió que en los clubes de la liga existe disparidad entre equipos. Los sueldos se pueden encontrar entre un rango de 3,000 pesos mensuales y se pueden elevar hasta montos de seis cifras dependiendo del interés de los clubes en el desarrollo de esta rama. ESPN registró en 2019 que los sueldos en la Liga MX femenil han tenido un incremento gradual, para ese año algunas futbolistas tenían ingresos por más de 30,000 pesos al mes. Forbes reportó en 2018 que Nayeli Rangel de Tigres y Mónica Ocampo del Pachuca, fueron las jugadoras mejor pagadas en el 2017, quienes se embolsaron unos 356,000 pesos ese año.

“Con el desarrollo natural de la liga, primero, era tener una reunión entre Liga, clubes, todas las partes involucradas, agencias, jugadoras, la asociación mexicana de futbolistas y establecer ese convenio colectivo que garantiza que pueden ejercer su carrera con tranquilidad y estabilidad y una vez logrado esto, un segundo paso inmediato es consolidar las estructuras y fuerzas básicas de los clubes. Estos dos pasos serían mucho antes de la apertura a los fichajes de extranjeras”, expresó Terán.

En febrero, la Asociación Mexicana de Futbolistas (creada en 2017) anunció en un comunicado, entre otros puntos, su intención de trabajar en un convenio colectivo que en el mediano plazo beneficie a todas las divisiones profesionales en México, y la propuesta del establecimiento de un salario base, sin embargo, el proyecto no se ha visto reflejado al mes de junio y, por ahora, su página de internet únicamente ofrece asesorías en temas jurídicos y convenios de educación con instituciones como Johan Cruyff Institute, la Universidad Virtual de Negocios y Universitat Oberta de Catalunya.

El especialista en futbol femenino complementó: “Ahora bien, si ya sucedió, hay que adaptarnos de una manera responsable y previniendo que no se vaya a convertir en una cuestión que vaya a incrementar aún más la brecha salarial y la brecha competitiva que existe dentro de nuestra liga”.

Son los mismos problemas que expuso, en su momento, el entrenador de Cruz Azul Femenil, Roberto Pérez, según declaraciones a Medio Tiempo. Por su parte, Roberto Medina, director técnico de Tigres encuentra que la incorporación de las extranjeras si bien, contribuirán al espectáculo, es un arma de doble filo que también bloqueará algunos puestos para las jugadoras nacionales.

Mónica Vergara, entrenadora de la Selección Mexicana Femenil, ha expresado que no se puede adelantar a dar calificar esta reforma como positiva o negativa hasta no conocer las contrataciones, y espera que las jugadoras que lleguen tengan nivel de selección para que aporten al crecimiento.

Adicionalmente, para abrir las puertas a las jugadores extranjeras, se debe considerar un paquete de beneficios en aspectos básicos como su vivienda, el cubrir su transportación o su alimentación y que el salario sea atractivo para que un buen talento extranjero opte por venir a México, algo que la totalidad de los clubes no pueden ofrecer al momento, por lo que se proyecta un incremento en la brecha deportiva.

Pumas: scouting en Estados Unidos y España

En entrevista con El Economista, Gerardo Galindo, encargado del área de inteligencia deportiva en el Club Universidad Nacional, indicó que este departamento es un soporte en el proceso de detección de talento internacional. A partir de la herramienta de Wyscout, que realiza análisis individuales y colectivos del rendimiento de las futbolistas, los especialistas filtran de una base de datos las características requeridas por el cuerpo técnico.

“El cuerpo técnico nos dice que quiere ciertas características, nos da 5 o seis, estas las buscamos dentro de la aplicación y nos arroja un parámetro de entre 50 y 60 jugadoras. Ahí nosotros vamos descartando por ejemplo el costo, el sueldo, la nacionalidad, el rango de edad, y vamos reduciendo hasta poder entregar una lista más corta y más precisa”, dijo Galindo.

Por ejemplo, hemos buscado para el equipo femenil una delantera centro, que tenga características en cuanto a estatura, fuerza, retención de la pelota, que juegue más como poste, que sea una buena jugadora de área, que tenga el remate”, añadió.

Pumas ha observado jugadoras principalmente de las ligas colegiales de Estados Unidos y de España, este último es un país donde existen jugadoras interesantes que “posiblemente no están en los equipos top, sino, de media tabla para abajo”.

“Nos tenemos que acoplar al tema económico, el equipo varonil también carece de este soporte, y obviamente el femenil mucho más. Competimos en calidad con equipos como Tigres, Chivas o América, y por ofrecer este tipo de apoyos que le dan a ellas o los sueldos. Nosotros debemos buscar opciones que se ajusten a lo que el club les puede ofrecer”.

De Sudamérica no se cuenta con muchos datos, sin embargo, Galindo señaló que han buscado darle seguimiento a las jugadoras contra las que se enfrenta la Selección mexicana en Centroamérica, por ejemplo, del enfrentamiento contra Costa Rica han estado dándole seguimiento a tres jugadoras.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx