LeBron James será baja de Los Ángeles Lakers por tiempo indefinido debido al esguince que sufrió en el tobillo derecho el sábado, según el comunicado médico oficial. Es un problema mayor para los campeones, tomando en cuenta que Anthony Davis, otra de sus estrellas, también está fuera por lesión.

Para James, también significa menos protagonismo en la contienda por el premio al Jugador Más Valioso de la temporada (MVP). King James ha dejado claro que poseer cuatro premios MVP es insuficiente para una de las mejores carreras de la historia, en la que ha conquistado cuatro títulos y disputado 10 Finales. La última vez que recibió el galardón fue en 2013.

"Debería tener más, creo (...) Pero no los tengo y no me siento a pensar o a llorar por ello", dijo el basquetbolista.

Con 36 años, estaba promediando la misma cantidad de minutos de juego que la temporada previa, pese a que la actual campaña comenzó con 71 días de preparación, el menor periodo entre temporadas en la historia de la NBA.

Sin embargo, tras la noticia, las casas de apuestas dejaron de considerarlo como gran favorito y otras figuras, como el serbio Nikola Jokic, de los Denver Nuggets, comenzaron a tomar relevancia.

Davis ha sido baja de los Lakers desde el 14 de febrero por lesión en el tendón de Aquiles y la de LeBron no hace más que incrementar la incertidumbre en la búsqueda por repetir el campeonato. A la temporada regular aún le faltan 30 partidos por delante antes de ingresar a playoffs.

El Jazz de Utah no ha bajado de la primera posición de la Conferencia Oeste con 30 victorias y 11 derrotas, mientras que los Lakers marchan en la tercera posición 28 partidos ganados y 14 perdidos.

LeBron, que disputa su décimo octava temporada en la NBA, es uno de los jugadores que se ha perdido menos partidos a lo largo de su carrera. En su etapa con los Lakers, iniciada en julio de 2018, es cuando ha causado baja más veces.

deportes@eleconomista.mx