León resistió 84 minutos con la tensión emocional de que un gol los dejaba fuera de la final del Clausura 2019, luego de la anotación inicial de Bruno Valdez con un remate de cabeza.

El equipo de Ignacio Ambriz tuvo resiliencia para superar el trauma inicial y que un gol más de América lo obligarían a marcar dos anotaciones, por el criterio de gol de visitante.

León cayó 1-0 ante América en el partido de vuelta de las semifinales, pero con el empate en el global, el liderato, pero sobre todo, la racha y efectividad de los Esmeraldas le valieron el boleto a la final donde enfrentarán a Tigres.

Los dos mejores equipos del torneo avanzaron a la final, Tigres con sustento en el poder económico de ser el tercer plantel más valioso, con 80.5 millones de dólares, y León con la misión de la confirmación de un semestre inolvidable y demostrar que la conjunción, juego en conjunto y mejor estado de forma de jugadores, puede equiparar las diferencias económicas. Desde hace 10 torneos que un equipo valorado fuera de los 10 mejores no ha conseguido el título. El último fue Tijuana, que un par de torneos antes ascendió a Primera División.

León fue capaz de reducir a un gol a un ataque valorado en 25.4 millones de dólares, uno de los más poderosos a nivel económico, pero que en dos partidos ante el equipo del Bajío no pudieron anotar gol. El único tanto de los americanistas fue obra del defensa paraguayo Bruno Valdez, que se ha convertido en el goleador del equipo, ante las fallas, lesiones, fuera de ritmo de los atacantes de América.

El equipo de Ignacio Ambriz pudo recuperar la estabilidad emocional del gol inicial y del agobio del equipo amarillo que mostró su mejor versión en el primer tiempo, pero sin ser efectivo. Las fallas de Roger Martínez y Matheus Uribe, pero también la valentía de Andrés Mosquera y William Tesillo evitaron que América consiguiera el gol que le hacía falta para llegar a la final.

En el segundo tiempo, el ingreso de Iván Rodríguez niveló el partido, se acabó el dominio amarillo, pero sobre todo ese empuje emocional de los primeros minutos se desvaneció y en los últimos minutos el carácter de León se puso por encima de América.

Incluso ante la expulsión de Rubens Sambueza no afectó el ánimo de los jugadores de León. Mientras la salida de Guido Rodríguez por segunda tarjeta amarilla desvaneció emocionalmente a América.

León regresa a una final después de cinco años, su última aparición fue en el torneo Clausura 2014, cuando lograron el bicampeonato ante Pachuca. Los esmeraldas buscan su octavo título, el tercero en los últimos cinco años y medio, ante un Tigres que quiere acceder a la cima de los campeones del futbol mexicano, con tres títulos de campeón y seis finales en los últimos años.