La cuenta regresiva está en marcha, y para muchos, las canchas de los estadios de Sudáfrica se convertirán en pedazos de firmamento en el que desfilarán muchas estrellas reconocidas a nivel internacional.

Y será el manejo que se dé a cada uno de los equipos, además del talento y el compromiso que tenga cada uno de los seleccionados de los 32 países, las claves para lograr el éxito o llevar a su escuadra directamente al fracaso en el Mundial.

La concepción es conocida como management deportivo, denominación que explica en entrevista con El Economista, Ferran Soriano, exvicepresidente del Barcelona y autor del libro La pelota no entra por azar.

El management en el futbol es como cualquier otra industria. Todas las industrias tienen sus particularidades y lo que ocurre a menudo es que cuando uno va a una industria nueva, tienden a decir y justificar que su industria es distinta.

No es un tema de azar

Algunos creen que el futbol sólo depende de si la pelota entra o no, confiándolo un poco al azar pero no es así. Las ideas, los conceptos, los procesos del management y sentido común aplican en todas las industrias, también a la del futbol.

Un equipo de futbol es una organización compleja que tiene que ejecutar movimientos muy coordinados en un periodo de tiempo muy corto, en el que dura el partido y esto se convierte en una metáfora de lo que es la acción de un equipo en cualquier empresa, con más presión y menos tiempo donde los errores se pagan caro , argumenta Soriano.

Y es que un equipo de futbol es una organización no sólo llena de personajes con diferentes características, sino también, con atletas envueltos en egos que pocas veces logran dejar fuera de la cancha y las escuadras que lleguen a Sudáfrica no serán la excepción.

La ecuación de la gloria

Sin embargo, Soriano comparte una fórmula, que si bien no es mágica, podría lograr que los equipos lleguen de mejor manera a sus objetivos, como lo es un campeonato del mundo.

En los equipos exitosos, la fórmula está expresada como el compromiso multiplicado por el equilibrio y elevado al talento. En estos equipos, los jugadores están comprometidos, tienen ganas de ganar, ganas de las que no se pueden contar con dinero.

Son equipos equilibrados en el sentido que todo el mundo sabe lo que tiene que hacer y la gente lo acepta. En estos equipos hay jugadores con más talento, jugadores que trabajan más o menos, pero lo más importante es que tienen claro cuál es su rol. Cuanto más talento tengas, más rendimiento te da el equipo , asegura el autor.

Del mismo modo, Ferran Soriano explica la importancia del entrenador en cada equipo, y la principal virtud que debe tener debe ser duro, pero justo, es decir, los jugadores tienen que trabajar, que acatar disciplina y deben tener percepción de justicia.

Cuando un jugador tiene privilegios, se convierte en divo, demasiado egocéntrico y rompe con el equilibrio. Por mucho ego o vanidad que tenga un jugador hay que tratarlo con justicia como a todos los demás , advierte.

Es, con base en el plantel que cada entrenador tenga, que Soriano explica las características que debe tener cada estratega el estilo de liderazgo de los entrenadores debe adaptarse al equipo como en cualquier empresa.

Si tienes un equipo con poco talento pero mucho compromiso hay que darle órdenes directas, mientras que si tienes un equipo con mucho talento pero poco compromiso el trabajo es más de convencimiento, de ponerse al lado de los jugadores y convertirte en colega experimentado .

Los resultados de la guía

Para Soriano, el éxito en el Mundial de Sudáfrica, dependerá de cómo se apliquen estas reglas en cada uno de los equipos.

Podemos aprender de la historia. Hemos visto mundiales ganados por la Selección Alemana que es un ejemplo de equipo equilibrado y disciplinado.

Hemos visto equipos con mucho talento pero desequilibrado, como Brasil en Francia 98 que terminó perdiendo.

Fórmulas mágicas no hay, lo importante es la búsqueda del compromiso y equilibrio. Para esto la gestión es de Recursos Humanos, para que en el grupo todos se sientan partícipes, ninguno se sienta mejor o peor que otro y todo mundo trabaje, ésa es la clave del éxito , concluye.

El management en el futbol es como cualquier otra industria. Todas las industrias tienen sus particularidades y lo que ocurre a menudo es que cuando uno va a una industria nueva, tienden a decir y justificar que su industria es distinta .

Fórmulas mágicas no hay, lo importante es la búsqueda del compromiso y equilibrio. Para esto la gestión es de Recursos Humanos, para que en el grupo todos se sientan partícipes ninguno se sienta mejor o peor que otro y todo mundo trabaje, ésa es la clave del éxito .

Si tienes un equipo con poco talento pero mucho compromiso hay que darle órdenes directas, mientras que si tienes un equipo con mucho talento pero poco compromiso el trabajo es más de convencimiento .

En los equipos exitosos, la fórmula está expresada como el compromiso multiplicado por el equilibrio y elevado al talento. En estos equipos, los jugadores están comprometidos, tienen ganas de ganar, ganas de las que no se pueden contar con dinero .