La necesidad de hacer de un deportista una figura mediática o de comercializar de manera efectiva a un equipo de futbol ha llevado a los clubes y a los mismos atletas a sumergirse en uno de los conceptos más efectivos de los últimos años para conseguir ese objetivo: la imagen deportiva.

A decir de Eric Olavarrieta, director de la empresa Actitud es Imagen, este concepto ha tomado gran relevancia en los últimos años pues cada vez, los clubes y los atletas buscan hacer un mejor trabajo respecto de su imagen , aseguró.

De acuerdo con Olavarrieta, el concepto de imagen deportiva se basa en tres elementos básicos: conocer y respetar la personalidad del deportista o club, saber quién es el público a quien quiere dirigirse y tener claro cuál es el mensaje que se quiera mandar.

Su personalidad habla de cómo es, por más que quiera cambiar no puede. Cuáles son las necesidades de tu audiencia, cambian los públicos de acuerdo con dónde te desenvuelvas y luego cuáles son tus objetivos. La imagen deportiva es exitosa siempre y cuando sea fiel a estos tres elementos. Cuando no se respetan esos tres elementos pueden caer en inconsistencias en imagen deportiva , asegura el especialista que ha trabajado con clubes como Santos y Cruz Azul.

El Buitre Butragueño, un caso de éxito para Real Madrid

La idea de consolidar una imagen pública positiva para cualquier entidad o deportista es, a decir de Olavarrieta, indispensable en terrenos como el futbol. El equipo tiene que trabajar mucho con los jugadores, que en este caso se suman en un mercado donde deben trabajar y compartir la forma de pensar y actuar del club.

Filosofía, misión, visión, valores. Cada empresa tiene una forma de actuar distinta a otra, es su esencia. El jugador debe tener esa información para empatar lo mejor de sí con lo mejor del club. Cuando es así hay más credibilidad y más congruencia .

Un ejemplo claro es el de Emilio El Buitre Butragueño. Él ya era Real Madrid, correspondía con todos los valores del club, era un jugador insignia. Ahora Pep Guardiola, en el caso de Barcelona, quien desde los 13 años entró al club, representa los valores del equipo, agarra la filosofía y después se va a jugar a otros lugares pero regresa como entrenador sin experiencia y hace al mejor equipo. Son personas que van de la mano con esta identidad , asegura el especialista.

Sin embargo, Olavarrieta asegura que no sólo una imagen positiva resulta exitosa: Wayne Rooney es muy interesante. Se ha metido con prostitutas, se le ha visto fumando, tomando, pero no ha afectado su carrera deportiva porque se ha creado el concepto de chico malo, es congruente con su imagen y eso también le ha servido para reposicionarse .

Por último, el especialista destacó que aunque en México el concepto es casi desconocido para clubes y deportistas, la importancia de trabajar en ello es que reditúa a largo plazo, la imagen deportiva trasciende y perdura con el tiempo, atraen patrocinadores que buscan vincular su marca con la imagen y consolida la reputación, con lo cual crecen los niveles de popularidad .

[email protected]