La asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por su sigla en inglés) emitió una serie de reglas para todos los atletas rusos de pista y campo que pretendan recibir una exención excepcional para competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y reiteró que lo harían como atletas neutrales y no bajo la bandera de su país.

El organismo rector del atletismo a nivel mundial ha estado en desacuerdo con el Comité Olímpico Internacional (COI), que afirma que todo atleta ruso que recibe la aprobación de la IAAF competiría en Río bajo su bandera nacional.

El pasado viernes, la IAAF ratificó la suspensión que impuso a la Federación Rusa de Atletismo debido a dopaje sistemático, pero también aprobó un cambio a las reglas que permite que algunos atletas de pista y campo soliciten competir en circunstancias especiales.

La IAAF destacó que un número limitado de atletas rusos, quizá unos cuantos, podría caber en esa categoría.

La federación destacó que las normas cubren a todos los atletas individuales que puedan mostrar clara y convincentemente que no están involucrados en el sistema ruso, porque han estado fuera del país y sujetos a otros sistemas efectivos de pruebas antidopaje .

La IAAF agregó que estos atletas deberían poder solicitar autorización para participar en competencias internacionales, no por Rusia, sino como un atleta neutral .

La publicación del reglamento representa un mayor desafío para el COI, que el martes indicó que la IAAF no tiene autoridad para determinar bajo cuál bandera compite un atleta en las Olimpiadas.

El COI aseveró que había respaldado la decisión de la IAAF de mantener la suspensión de la Federación Rusa de Atletismo; sin embargo, el presidente del COI, Thomas Bach, dijo el jueves que ningún atleta que recibe la aprobación de la IAAF competiría bajo el control del Comité Olímpico Ruso y lo haría bajo la bandera nacional.

El comunicado de Bach abrió una brecha en lo que parecía ser un frente unido sobre el caso de Rusia. El presidente de la Agencia Mundial Antidopaje, Craig Reedie, que además es vicepresidente del COI, declaró abiertamente su apoyo a la IAAF y contra el COI respecto del tema de la bandera.