Los propietarios de los Hawks de Atlanta, actualmente el mejor equipo de la Conferencia Este, pusieron oficialmente a la venta la franquicia. La cadena CNBC realizó una consulta con cuatro fuentes (un dueño no identificado de la NBA y tres especialistas en economía deportiva) para determinar el precio en el que saldría a la venta el equipo de la NBA. La cantidad va de entre los 700 a los 1,000 millones de dólares, de acuerdo con los análisis realizados.

Además de la propiedad el equipo, la venta también incluye los derechos de operación de la Philips Arena, casa de los Hawks.

Bruce Levenson, dueño mayoritario de la franquicia, ya había anunciado previamente que vendería su parte, al igual que su socio en Washington, Ed Peskowitz. Juntos poseen el 50.1% de las acciones.

Luego de que los demás socios también se unieran a la venta, los Hawks confirmaron, a través de su portavoz Garin Narain, que la búsqueda de nuevos propietarios iniciará de inmediato.

En septiembre del 2014, Levenson reconoció haber enviado un correo electrónico con tono racista sobre la afición negra al presidente de los Hawks, Danny Ferry.

Escribí un correo inapropiado y ofensivo hace dos años. Trivialicé a nuestros aficionados al hacer clichés sobre sus intereses y estereotipé la percepción entre unos y otros (negros y blancos). Al enfocarme en la raza, envié un mensaje hiriente sobre que nuestros aficionados blancos son más valiosos que nuestros aficionados negros .

El grupo de propietarios espera sacar un gran beneficio teniendo en cuenta que el año pasado el empresario Steve Ballmer compró Los Angeles Clippers por 2,000 millones de dólares y que los Milwaukee Bucks, un equipo de un mercado pequeño, fueron vendidos por 550 millones. Según Forbes, los Hawks estaban valorados en 425 millones antes de esas dos operaciones del 2014. La revista estimaba que los Clippers valían 575 antes de la compra.

Los actuales dueños compraron los Hawks, un equipo de hockey de la NHL y los derechos de operación del estadio Philips Arena, por 250 millones en el 2004. El conjunto de hockey ya fue vendido y recolocado en Canadá.

El alcalde de Atlanta, Kasim Reed, ya aseguró que está dispuesto a dar facilidades para que el nuevo propietario mantenga el equipo en la ciudad. La NBA ya ha mostrado su intención de que el club siga ahí.