Hace una década, el club esmeralda iniciaba su era más exitosa en el futbol mexicano. La actual administración de la familia Martínez dejó atrás una época de litigios legales por la propiedad del equipo y emprendió el proyecto de construcción de un nuevo estadio. Con presupuesto ajustado, León ha escalado en éxitos deportivos con la adquisición de jugadores a bajo costo.

 

La inversión que Grupo Pachuca generó en León significa al menos 2,734 millones de pesos desde noviembre del 2010, cuando ante la Asamblea de Dueños de la Liga MX, Jesús Martínez anunció que el equipo del Bajío se sumaba como el primer club satélite del grupo empresarial.

Según información recabada por El Economista, de acuerdo con reportes del mismo grupo y declaraciones del presidente, Grupo Pachuca buscó por dos años la compra de León, hasta que adquirió al equipo en el 2010, por una suma de 82 millones de pesos.

A esta cifra se le suman 372 millones de pesos de la inversión en refuerzos, así como los 2,280 millones por la adquisición de los terrenos y el proyecto del nuevo estadio que iniciará su construcción en septiembre de este mismo año.

La cifra total de inversión de Grupo Pachuca asciende a 2,734 millones de pesos en los últimos nueve años. En ese lapso de tiempo, los éxitos deportivos son visibles: el ascenso a Primera División después de 10 años en Liga de Ascenso y dos títulos de Liga MX (el bicampeonato de los torneos Apertura 2013 y Clausura 2014).

Ante Tigres enfrentan su tercera final desde que Grupo Pachuca es dueño de la franquicia, y de conseguir el título de campeón igualarían a Cruz Azul con ocho campeonatos, para colocarse en el cuarto escalón de los clubes más ganadores del futbol mexicano.

“Es la tercera vez que Grupo Pachuca intenta estar en León por el convencimiento de esa gente, la pasión de esa plaza y por el conocimiento que tenemos nosotros del futbol y lo que pensamos que podemos generar en el aspecto social, académico y todo el aspecto deportivo”, indicó Andrés Fassi, vicepresidente de Grupo Pachuca, sobre la adquisición de León como parte de la empresa que actualmente se conforma por Pachuca y León en Liga MX; Mineros de Zacatecas en Liga de Ascenso, y Coyotes de Tlaxcala, en espera de confirmar su ascenso a Liga de Ascenso después de la ampliación de su estadio.

En el extranjero, Grupo Pachuca tiene propiedad de Everton de Viña del Mar de la Primera División de Chile y Andrés Fassi es presidente de Talleres de Córdoba en la Superliga de Argentina.

La seriedad llegó a León

Entre el 2008 y el 2010, la propiedad del Club León se disputó en los tribunales. Carlos Ahumada y Grupo Pegaso dirimieron la propiedad del equipo, mientras que en la cancha perdía dos finales de ascenso ante Indios de Ciudad Juárez y Necaxa.

“Llegó gente seria y profesional como la familia Martínez que organizó bien al club. Llegué a León a los seis meses que llegó Grupo Pachuca y tuvieron el sacrificio de trabajar para ascender”, recordó Nelson Sebastián Maz, quien jugó para los Esmeraldas entre el 2011 y el 2014.

El delantero uruguayo recuerda la exigencia de los aficionados, que habían sufrido desde el 2002 el descenso de su equipo y los problemas económicos y legales de los propietarios. Sebastián Maz fue responsable con sus goles con Indios y Necaxa de que León no ascendiera antes a Primera División.

“Son gente que lo que propone lo cumple, que cumple con los pagos. Fue todo un proceso. No fue fácil al principio porque se tuvieron que conseguir lugares de entrenamientos, el estadio. Ahora León es un equipo de los más grandes de México y lo ha demostrado desde que ascendió”, añadió el exjugador.

En el 2011 surgió un nuevo frente de batalla, cuando Roberto Zermeño y Héctor González demandaron la propiedad del estadio Nou Camp ante el municipio de León.

Después de años de juicio, en enero del 2018 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia le dio la razón a los empresarios guanajuatenses, por lo que el municipio y León perdían el estadio.

El conflicto motivó a que nueve meses después del fallo Grupo Pachuca anunciara el proyecto de construcción de un nuevo estadio, con una inversión de 2,000 millones de pesos para el inmueble y 280 millones de pesos por la venta de los terrenos al gobierno del estado.

La construcción iniciará en septiembre de este mismo año, y esperan que concluya en el 2021.

Otro de los rubros de inversión de Grupo Pachuca es el de los refuerzos, donde han desembolsado al menos 372 millones de pesos en jugadores como Mauro Boselli, Maximiliano Morález y William Tesillo.

Sin embargo, una de las fórmulas que le han dado resultado a León es la adquisición de jugadores a bajo costo y que buscan una segunda oportunidad.

“Un tipo de jugadores que buscan revancha para demostrar que tienen calidad. Jugadores que no tuvieron mucha oportunidad de jugar en sus anteriores clubes”, dijo Sebastián Maz.

Y es que en el plano de la dirección, Jesús Martínez Murguía es el presidente del club, quien vela las inversiones del grupo Pachuca en el equipo del Bajío.

“Es un directivo abierto, que hace sentir al jugador apoyado y que tiene el respaldo de la directiva, que está a disposición del jugador”, señaló el delantero uruguayo.

[email protected]