Jorge Vergara mantendrá la propiedad del Club Deportivo Guadalajara, su marca, nombre, derechos y obligaciones luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló en contra de los socios de Club Deportivo Guadalajara Asociación Civil para recuperar la propiedad de la institución.

Después de 17 años de litigio, los cinco integrantes de la Segunda Sala de la SCJN aprobaron por unanimidad que el acuerdo que impide la ejecución de amparo en favor de la asociación civil se mantenga, y así concluye la batalla legal entre Jorge Vergara y los 25 socios de la asociación civil.

“El tribunal, que tiene por principal responsabilidad que ninguna sentencia de amparo deje de cumplirse, simple y llanamente dicta una resolución que, hasta donde podemos presumir, lamentamos que no se cumpla la sentencia”, indicó a El Economista Antonio Jasso, abogado de Club Deportivo Guadalajara AC.

En el 2012, un tribunal de Guadalajara aceptó un amparo a favor de la AC que indicaba que la junta de accionistas que en el 2002 operó para realizar la venta de los activos del club Guadalajara era ilegítima y los más de 180 socios no son propietarios de los activos del club, sino sólo administradores.

Sin embargo, la resolución que le devolvía a Francisco Cárdenas, presidente de la asociación civil y sus socios, la propiedad del club nunca se ejecutó a su favor por parte de la autoridad.

“Fue cuando los tribunales colegiados en Guadalajara emiten resoluciones en contra en lo que previamente habían determinado a favor de la AC. En otras palabras, cuando la gente de Vergara se da cuenta hasta dónde daba el alcance de la sentencia que había favorecido a los integrantes de la AC, no sé a quiénes movió, pero tienen suficiente poder para evitar que una sentencia de amparo se cumpla”, explicó el abogado de la asociación civil.

Jasso explicó que no tiene referencia de un caso similar a nivel internacional donde se dispute en los juzgados la propiedad de un club deportivo. Los expedientes que se asemejan a conflictos por los activos de una institución deportiva es la querella entre Alianza Lima de Perú frente a la Iglesia del Aposento Alto sobre la propiedad del estadio Alejandro Villanueva.

El abogado de la asociación civil señala que será hasta los primeros días de agosto cuando se conozcan los argumentos legales para la resolución de los ministros; mientras que Francisco Cárdenas, presidente de la asociación precisó que hasta ese momento decidirán la ruta legal y definirán si continúan la lucha para que se ejecute el amparo a su favor.

“Dicta un precedente grave, porque no se cumple con el estado de derecho. Lo que se pide es certeza jurídica. Poner en predicamento el cumplimiento de las obligaciones contraídas en un contrato, es 10 veces más grave que emitir una sentencia y que ésta no se cumpla por los propios tribunales que emitieron ese fallo”, dijo Jasso a este diario.

El argumento más sólido que tiene la defensa de los socios de la asociación civil se basa en que todo juicio de amparo se promueve por una violación constitucional, por eso la determinación que en el 2012 un tribunal colegiado emitió a favor de la AC y que no se ha ejecutado a favor de los socios, sólo ha tenido obstáculos de la autoridad y, finalmente, la SCJN resolvió que se mantenga la impugnación de los abogados de Vergara que impide la ejecución de la sentencia de amparo.

“Los miembros de la AC están decepcionados. Absoluta extrañeza porque la máxima autoridad en materia judicial en el país y sobre todo a nivel federal es la SCJN y si ellos no asumen y actúan de esa responsabilidad, es absolutamente extraño”, sentenció Jasso.

Amaury Vergara extiende mano a socios

El presidente de Chivas publicó un mensaje en su Twitter que invita a los socios de la asociación civil a parar la batalla legal, que se pretende ahora llevar a instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“El Club Deportivo Guadalajara invita a los miembros y directivos de la anterior asociación civil a dejar las diferencias y a sumarse, con su experiencia y amor al club, para seguir contribuyendo en su fortalecimiento y la preservación de sus valores”.