La final 2021 de la Champions League será entre dos equipos ingleses, pero no será inglesa al 100%. Chelsea y Manchester City protagonizarán este duelo consumando su poderío actual no solo en Inglaterra, sino en Europa, aunque esto es posible gracias a la inyección de capital ruso y árabe.

Roman Abramovic, el magnate empresario petrolero y metalúrgico originario de Rusia, es el dueño del Chelsea desde 2003, mientras que Mansour bin Zayed Al Nahayan, jeque de la familia real de Emiratos Árabes Unidos, es el propietario del Manchester City desde 2008.

Desde que llegaron a dichos clubes, sus carteras se han disparado: el Chelsea ha gastado 2,222.4 millones de euros en fichajes en 18 años, cifra similar al City, que ha gastado 2,015.9 millones en 13 años. Es decir, las gestiones de Abramovic y Mansour han desembolsado 4,238.3 millones de euros en comprar futbolistas, de acuerdo con cifras de Transfermarkt.

El dinero ha sido retribuido en títulos y, por consecuencia, en un protagonismo acelerado en Inglaterra, Europa y el mundo, contando con figuras como Pep Guardiola, Sergio Agüero, José Mourinho, Andry Shevchenko, entre otros.

De 2003 a la fecha, Chelsea ha ganado cinco ligas y antes de eso solo tenían una. También han sumado cinco FA Cups, tres copas de la liga, dos Community Shields, dos trofeos Europa League y su única Champions. En total, la era Abramovic ha cosechado 18 títulos, por encima de los 11 que habían ganado en dichas competencias desde 1905.

Los citizens de Mansour viven un éxito similar. Desde 2008, han ganado cuatro ligas (a punto de una quinta en 2021), dos FA Cups, seis copas de la liga y tres Community Shields, aunque aún no llega un título internacional. Con el jeque de Abu Dabi, el equipo suma 15 títulos, superando los 12 ganados desde 1880.

En la actualidad, ambos se ubican entre los seis equipos más valiosos del mundo con un costo de plantillas de 1,030 millones de euros para Manchester City (primero del ranking) y de 779.8 para Chelsea (sexto), según Transfermarkt. Su gasto más bajo en fichajes ha sido de 30 millones y el máximo de 317.5.

Pero la cúspide de este duelo económico será el 29 de mayo, cuando se enfrenten en Estambul por la Champions League 2021. Será la tercera final entre equipos ingleses y todas han sido en el presente siglo, ya que el Manchester United le ganó al Chelsea en 2008 y el Liverpool le ganó al Tottenham en 2019.

A los multimillonarios Abramovic y Mansour poco les importa embolsarse 19 millones de euros por ganar ‘La Orejona’, sino que más bien es una afrenta por consolidar sus inversiones procedentes del petróleo y la metalurgia en la élite mundial, algo que el ruso ya conoce por el título de 2012, pero para el árabe y su equipo será la primera final.

El duelo entre Chelsea y Manchester City es inédito en competencias europeas, a pesar de que ambos han competido en Champions o Europa League durante la última década de forma consecutiva.

A nivel local se han enfrentado 150 veces en total con un balance de 60 victorias para The Blues y 51 para los citizens (39 empates). Chelsea ha anotado 211 goles en estos duelos y Manchester City 197; el antecedente de eliminación directa más reciente fue la victoria del Chelsea en semifinales de la FA Cup 2020-21.

En cuanto a los entrenadores, el alemán Thomas Tuchel, del Chelsea, vivirá su segunda final de Champions consecutiva tras perder con el PSG la edición 2020 (frente al Bayern Múnich), mientras que Guardiola regresa después de 10 años y su campeonato con Barcelona en 2011.

Inglaterra ganará su título número 14 de Champions League para confirmarse como el segundo país más ganador, solo detrás de los 18 que tiene España. Si el Manchester City es el campeón, será el sexto inglés en lograrlo, junto al Liverpool (seis veces), Manchester United (tres), Nottingham Forest (dos), Aston Villa (uno) y Chelsea (uno).

fredi.figueroa@eleconomista.mx