Una de las sorpresas más relevantes en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 para México fue Fabián de Luna Ramírez, quien obtuvo la medalla de oro en anillos, al superar al brasileño Arthur Zanetti, oro olímpico en Londres 2012 y plata en Río 2016.

En los planes de Fabián estaba viajar este mes a Estados Unidos para buscar clasificar a lo que sería su primera experiencia en Juegos Olímpicos. Sin embargo, la pandemia de Covid-19 provocó la cancelación del evento y un cambio drástico en su preparación.

“En gimnasia con un día que dejas de entrenar se siente la diferencia. Estas dos semanas que no he podido practicar es el mayor tiempo que he estado sin entrenar en mi vida”, menciona Fabián en entrevista para El Economista.

De Luna vive en el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo (CODE) Guadalajara, pero por la pandemia tuvo que quedarse con su familia en San Juan de Los Lagos, donde se limita a entrenar con lo que “puede hacer en casa”. Cargar garrafones de agua, lagartijas, abdominales, entre otras actividades. A pesar de sólo contar con un tapete, busca realizar la mayor cantidad de ejercicio posible para no alejarse del estado de forma en el que se encontraba en su preparación para clasificar a los Juegos de Tokio.

“Iba muy bien con el plan que me hizo el entrenador, todo en orden hasta que ya no pude entrenar. Veo complicado poder regresar a 100% de mi rendimiento. Aunque el superarlo, adaptarme y salir adelante, sólo depende de mí. Es un nuevo reto, pero de esto se trata el deporte y no me voy a dejar vencer”, comenta Fabián.

Ante la falta de actividad, De Luna no cuenta con ingresos derivados de los torneos, así que con su familia coopera para realizar los gastos del hogar; su principal ingreso es el que obtiene por la beca de Conade.

¿Cuáles son las principales repercusiones de no poder entrenar y tener que mantenerte en casa?.

“Comienzo a sentir la diferencia en mi cuerpo, después de la primera semana me empecé a sentir algo incómodo. Subo de peso muy fácil, entonces me sentía arriba de mi peso y menos marcado de los músculos. Ya tuve que meterle mucho a la dieta y que mi nutrióloga me diga exactamente lo que puedo comer para mantenerme lo mejor posible”, respondió.

Su nutrióloga le recomendó pollo, ensaladas, carnes blancas y fruta, alimentos en los que basa su dieta, a la que incluyó a su familia, quienes decidieron acompañarlo para realizarla juntos durante la cuarentena. Una nueva dinámica familiar basada en mejorar su alimentación, aunque “a veces se echan sus taquitos”, asegura Fabián.

Con 23 años, el 2019 fue determinante para el atleta mexicano. Sus buenos resultados llamaron la atención para lograr relaciones comerciales que lo apoyen en su carrera. Es el caso de la marca deportiva Li-Ning, la bebida hidratante Electrolit y la línea de autobuses ETN. Cada una lo apoyan con productos, en el caso de ETN es la encargada de transportarlo en sus viajes.

Fabián de Luna Ramírez

• Fecha de nacimiento: 23 de septiembre de 1996

• Lugar de nacimiento: Chicago, Illinois, Estados Unidos

• Llegó a los 18 años a vivir a San Juan de los Lagos

• Entrenador: Juan Pablo Moguel Morales

Fabián recibe

• 60, 000 pesos al mes:

• 20,000 pesos mensuales entregados a todos los atletas que participaron en Lima 2019.

• 40, 000 pesos extra cada mes, por ser medalla de oro.

[email protected]