Londres. Juegan sus dedos la plata cuando habla Germán Sánchez. Espérenme, es que aún no salgo de la alberca . Sostiene en su otra mano un ramo de coloridas flores que sólo consiguen algunos cuantos en toda la vida. Ayer, en el Aquatic Centre de Londres, Germán, junto con Iván García, saltaron de la plataforma olímpica directo a la fama internacional.

Danzan nerviosos los pies del clavadista, quien vive sus segundos Juegos Olímpicos. Arremolinados están los reporteros que buscan capturar en sus grabadoras las primeras impresiones de los medallistas de plata.

Es que nunca había estado ante tantos de ustedes , explica. No entiende todavía Germán que lo conseguido ayer en el Aquatic Centre de Londres, que su subcampeonato olímpico, le cambiará la vida. Sé que esto cambia a muchas personas, yo no sé si nos pase a nosotros, pero era lo que queríamos y sabíamos que podía terminar así .

Confiesa que tanto él como Iván, su compañero en la plataforma, se habían unido en una promesa: o el podio o nada. Y por ese objetivo fueron. Mucha gente se preguntaba por qué habíamos programado un clavado de 4.1 grados de dificultad, nosotros simplemente sabíamos que podíamos hacerlo. Y puede ser que no nos haya salido perfecto, pero salió como tenía que salir .

Agrega, además, que había soñado con esto, especialmente una noche antes de su competencia: Porque me pasa que, por lo general, no puedo dormir la noche previa a un evento. Extrañamente dormí muy bien, muy tranquilo. Creo que sabía que podía pasar .

Augurio que se cumplió tras su corto pero ya memorable palmarés, el cual comparte en los sincronizados con el mismo con quien subió al podio en Londres: plata en plataforma sincronizada en la Serie Mundial de Tijuana 2012; oro en plataforma sincronizada en la Serie Mundial Guanajuato 2011; oro en plataforma individual y sincronizada en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011; oro en plataforma sincronizada y plata en individual en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010, y bronce en plataforma individual en los Juegos Olímpicos Juveniles Singapur 2010.

Apresura el paso Germán. Lo espera un grupo de reporteros para la famosa conferencia de prensa para el mar de preguntas que siempre hay par los medallistas. –¿Ya te habló el Presidente?- Voltea y de su cuello pende la medalla de plata. Ya, nos dijo que felicitaciones y que estaba muy contento . –¿Y cómo festejarás?- No lo sé… Es que todavía no lo creo, todavía no salgo de la de alberca .

cristina.sanchez@eleconomista.mx