Madrid. La prensa española afirmó que en el vestidor del Real Madrid existen diferencias entre el estratega portugués José Mourinho y algunos de los jugadores de peso, entre ellos el defensa Sergio Ramos.

La derrota contra Barcelona en el clásico del miércoles pasado, en la "ida" de los cuartos de final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu, dejó consecuencias que pueden ser vitales en un futuro no muy lejano dentro del seno merengue.

El diario Marca aseguró que el pasado viernes tras el entrenamiento, José Mourinho sostuvo una charla con algunos jugadores importantes del club como Sergio Ramos y el portero Iker Casillas, y conforme transcurrió la conversación hubo confrontaciones verbales.

El enojó de Mou" inició cuando Ramos no respetó la protección que pidió el portugués ante los medios de comunicación tras el clásico, pues el defensa español atendió a los periodistas e incluso mostró su desacuerdo con la táctica utilizada contra los catalanes.

"Me han matado en zona mixta", recriminó Mourinho, y Sergio Ramos contestó: "no señor, usted ha leído sólo lo que pone en la prensa, no todo lo que dijimos", publicó el medio de comunicación ibérico.

Otro de los puntos que se tocaron en la conversación fue cuando el estratega de los merengues culpó a Sergio Ramos en el gol de Carles Puyol que significó el 1-1 parcial, pues para el entrenador era Ramos el encargado de marcar al jugador del Barcelona.

"Piqué y Puyol estaban haciendo pantalla y decidimos cambiar las marcas", señaló Sergio Ramos, quien se puso de acuerdo con su compañero lusitano Pepe para intercambiar la marcación, lo cual no funcionó.

Mourinho mencionó: "¿Qué pasa Ramos, ahora juegas a ser entrenador?", y el jugador respondió: "no, pero dependiendo de la situación del partido, hay veces que hay que cambiar los marcajes. Y como usted nunca se ha vestido de corto, no sabe que a veces se dan esas situaciones".

Esto puede afectar al equipo blanco, pues hay muchos disgustos entre los jugadores con José Mourinho, quien es seriamente criticado por jugar de manera tan defensiva siempre que se mide al Barcelona.

Además, no gustó el hecho de que el defensa portugués Ricardo Carvalho haya jugado cuando apenas se recuperó de una lesión, y sin duda que hay roces, situación que se espera no tenga graves consecuencias.

EISS