Como una maldición ha sido el cese de José Luis Real al frente de Guadalajara. Desde su despido, quien dejó al equipo como líder en la fecha 11 del Apertura 2011, Jorge Vergara no ha visto buenos resultados en el club. En cifras, Chivas no estaba en el sótano de la Liga desde el 2000. Hoy no tiene entrenador y de paso por primera ocasión en la historia con tres descalabros de manera consecutiva en el inicio de un campeonato.

Quien tenga duda de que Real ha sido el estratega más destacado desde José Manuel de la Torre (quien hizo campeón a Guadalajara, Apertura 2006), desde que dejó el equipo, sólo deberá mirar sus números.

Y es que José Luis, que estuvo cuatro campañas y media al frente del Rebaño, llevó al equipo a una final de Copa Libertadores en el 2010 que perdió ante Internacional y puso en la antesala de la fina del torneo local a sus Chivas en el Clausura 2011, torneo en el que hecho al líder Tigres en cuartos de final, para luego caer ante Pumas, que concluyera como campeón.

Si bien alcanzó una productividad de 48%, el paso de Real por Guadalajara fue bueno, el más destacado desde su último campeonato, con la final continental, un subliderato en el Bicentenario 2010, la semifinal del Clausura 2011, y dejando al club en la primera posición en el Apertura del mismo año, cuando fue destituido de su cargo para dejarle su banquillo a Quirarte.

Quirarte dejó marca histórica

Tras 11 partidos dirigidos al frente de Guadalajara, Fernando Quirarte salió del club por la puerta de atrás, dejando una marca negativa que nunca podrá ser olvidada. El técnico que renunció a su puesto el sábado provocó por primera ocasión en la historia que Chivas perdiera los primeros tres juegos del torneo, y regresara a la última posición desde el 2000.

Por si eso no fuera suficiente en la Liguilla pasada, cuando era visto como contendiente al título, tras calificar en primer lugar, fue eliminado por Gallos, fracasando en su aventura en su lucha por el campeonato.

Fernando abandonó el club con una productividad de 39%, con un saldo de tres triunfos, cuatro empates y cuatro descalabros.

Si bien el equipo tapatío nunca pudo jugar bien bajo su mandato, Quirarte será recordado siempre tras imponer una marca que sin duda nadie le envidiaría.