JOHANNESBURGO. Van 10 días de torneo y la situación no marcha perfecta.

La seguridad se ha roto en cuatro ciudades mundialistas; los transportistas exigen pago y pararon por un momento en Johannesburgo; algunos pescadores alzan la voz en Durban y piden les permitan trabajar, y civiles en Cape Town solicitan no ser discriminados, luego de ser reubicados por el evento.

Las protestas amenazan con terminar con el sueño de la mejor Copa del Mundo de la historia y el prestigio de esta nación, así como el de la FIFA está en juego. Aunque ayer en rueda de prensa, el máximo organismo internacional aseguró que respalda lo que hace Sudáfrica y tenemos plena confianza en ellos , lo cierto es que hay mucha tensión.

Hay protestas porque las cosas nunca han estado bien por aquí. Ellos quieren dar una imagen de que todo está bien, pero hay mucha injusticia , aseguro a este diario uno de los trabajadores de Stallion Security Consortion, la compañía que tenía a cargo el resguardo de los estadios en Johannesburgo (Ellis Park y Soccer City), además de los ubicados en Cape Town, Durban y Port Elizabeth que se fue a huelga.

En datos obtenidos por El Economista las reducciones de la paga prometida a transportistas o guardias de seguridad van de dos y hasta siete veces menos de lo acordado.

Frases como El Apartheid no ha terminado , Una Copa para todos , Las personas por delante de los beneficios , son sólo algunas que enarbolan las protestas.

La mitad de estadios en huelga

Guardias de seguridad de cinco estadios de los 10 donde se disputa el torneo decidieron no trabajar más, luego de que se les prometieran 1,500 rands por jornada laboral y sólo obtuvieron 190, es decir casi ocho veces menos de lo acordado.

Por 12 horas de trabajo, es lo justo. La FIFA y el Comité Organizador están violando las leyes , advierte la Unión de Transportistas de Sudáfrica en un comunicado.

Esto es un insulto. No sólo queremos que se nos pague lo acordado, también que el mundo se dé cuenta de que no hacen las cosas bien , explicó un trabajador.

Hasta el momento la policía local se encarga de los inmuebles a cargo de la empresa Stallion Securit. Mientras que las otras sedes: Polokwane, Nelspruit, Bloemfontein, Rustenburg y Pretoria, es otra compañía la que vigila los estadios sin problemas.

Rich Makhondo, vocero del comité organizador, dice que se tienen controlados los incidentes. Sobre las protestas afuera de los estadios no le concierne a la FIFA opinar. El gobierno trabaja para mejorar , explicó.

Con transportistas

Jornadas hasta de 19 horas

el transporte es otro de los temas para el Gobierno de Sudáfrica. La semana anterior los transportistas que llevan al Soccer City, unos 90, decidieron no laborar ante el bajo salario y causaron un caos en el juego Dinamarca-Holanda.

Exigían 250 rands por el tiempo extra que les toca trabajar, más del doble de lo que paga el gobierno, 100 rands.

Un ejemplo de las jornadas laborales en este campo está en los horarios en que se mueven los miembros del Comité Organizador, patrocinadores o personas VIP.

Los choferes deben iniciar a las 6:30 de la mañana y en ocasiones terminan hasta la 1:30 am del otro día, 19 horas de manejar.

Nos deben de pagar mejor. Uno toma este tipo de empleos por necesidad. Son más de 16 horas , dice uno de los choferes que transporta a personal del Comité Organizador de los hoteles de FIFA.