Ser leyenda o sólo un gran jugador. El debate se abre y en 30 días quedará definido qué camino deben tomar. La generación del Mundial de Sudáfrica 2010 presenta al menos 11 jugadores catalogados como súper estrellas .

Desde el futbol-arte de México 1970, ninguna Copa del Mundo presentaba una constelación de futbolistas consolidados y con calidad comprobada.

Exmundialistas, figuras en su momento y revolucionarios del juego, aseguran a El Economista que África recibirá una generación que entrará en discusión con la misma historia para ubicarlos entre los mejores 50 mejores futbolistas de todos los tiempos.

Para dimensionar el caso, un ejemplo. Lionel Messi, es el único futbolista que ha sido capaz de reabrir la discusión más grande de la historia. ¿Pelé o Maradona?... ¿o Messi? El brasileño fue el estandarte de lo que es considerado el mejor equipo de todos los mundiales, el scratch du oro de 1970. Y Maradona condujo a la Argentina del 86 con jugadas de epopeya al título.

Ni Beckenbauer ni Cruyff, ni Platini ni Zidane habían sido dignos de estar en la discusión de ¿quién es el mejor de todos? Y ahí está Messi. Al menos como una duda entró a la disputa.

Y así como él, las canchas de Sudáfrica nos traen a Kaká (Brasil), Cristiano Ronaldo (Portugal), Didier Drogba (Costa de Marfil), Samuel Eto’o (Camerún), Frank Ribery (Francia), Wayne Rooney (Inglaterra), Xavi (España), Arjen Robben (Holanda) y Buffon (Italia).

Estos 10 jugadores son desde ahora el equipo más valioso de todas las Copas del Mundo, con un valor 572 millones de euros, de acuerdo con el valor de sus cartas en datos de la consultora alemana Transfermarket.

Franz Beckenbauer (México 1970 y Alemania 1974), Carlos Valderrama (Colombia 1990), René Higuita (Colombia 1990), Enzo Francescoli (México 86), Marco van Basten (Italia 1990), Philip Cocu (Holanda 1998), Mario Alberto Kempes (Argentina 1978), Gary Lineker (Inglaterra 1986) y Sócrates (Brasil 1986) reflexionaron para El Economista sobre el Mundial y coinciden en que podrá ser uno de los más espectaculares de todos los tiempos.

Será un Mundial donde las figuras demostrarán de qué están hechas.

Veremos si dan un paso para ser leyendas o sólo se quedarán como grandes jugadores , advierte Marco van Basten, jugador holandés que conquistó la Euro en 1988 y jugó el Mundial de Italia 90.

Gary Lineker, campeón de goleo en México 1986 y ahora columnista del diario Daily Mirror, advierte que para Sudáfrica se verán figuras de todo tipo. Desde aquellos que les gusta el buen trato de la pelota, como Kaká o Messi, hasta los que son killers por naturaleza, como Eto’o o Fernando Torres. Algunos más combinan calidad con fuerza, como el caso de Robben­ y otros más son los llamados ‘cerebrales’ como Xavi .

El torneo de México 70 presentó previo al arranque del torneo a 10 figuras consolidadas y ya catalogadas como estrellas, entre las que brillaban Pelé, Beckenbauer, Jairzinho, Bobby Charlton, Müller.

Y desde aquel torneo no hubo otro más con más jugadores mediática y futbolísticamente ya formados . En Alemania 74 llegaron cinco con esa etiqueta, en Argentina 78 fueron tres, en España 82 (4), México 86 (7), Italia 90 (5), Estados Unidos 94 (6), Francia 98 (5), Corea-Japón (4) y Alemania 2006 (4).

No estamos para hacer futurismo, pero hay que ser claros en que jugar bien no es suficiente. Ahora los jugadores deben ser más completos. Messi o Robben no son sólo jugadores de grandes cualidades individuales, son todos unos atletas. En el futbol moderno la calidad no basta, hay que traer un trabajo previo en el gimnasio , advierte Phillip Cocu, futbolista holandés que participó en Francia 1998.

Los artistas del campo

En esta selección de 11 nombres figuran una lista de futbolistas, para quienes la técnica es su principal arma. Para ellos es más importante pensar que jugar. Primero pienso y luego creo, ésa es su filosofía.

En este rango figuran Kaká, Ribery, Robben y Xavi. Y ahí se dividen favoritismos para los especialistas.

Para Sócrates y Francescoli, lo que hace el mediocampista del FC Barcelona, Xavi, es quizás lo más parecido a un orquestador moderno. No figura como Messi, pero es quien le hace el juego a Messi. Primero piensa y luego crea , advierte Enzo Francescoli, uno de los mediocampistas más elegantes de los últimos tiempos.

Sócrates, El Doctor, no duda en afirmar que esta clase de jugadores son los que cambian el rumbo del juego. Cuando no están en sintonía sus equipos sufren porque dependen mucho de sus ideas y sus formas. Cuando salen enchufados dan clases .

A este cuarteto les divierte más un pase que un gol. La imaginación es su mejor activo y esa caja de sorpresas generalmente es redituable para sus selecciones.

Los mediocampistas siempre tienen la obligación de pensar en el futuro de las jugadas. Su juego comienza muchos segundos antes de recibir el balón.

Y cuando llega a ellos, la jugada ya la hicieron en la mente hace mucho , no duda en decirlo Carlos Valderrama, considerado para muchos el antecedente inmediato a Zinedine Zidane.