El histórico Landon Donovan se despidió del futbol y lo hizo como campeón, ya que su equipo Galaxy de Los Ángeles superó por 2-1 a Revolution de Nueva Inglaterra, en la gran final de la Copa MLS.

El StubHub albergó el último partido de la temporada de la MLS, donde Gyasi Zardes inauguró el marcador a los 52 minutos y Chris Tierney forzó los tiempos extras al 79. Al final, fue el irlandés Robbie Keane el que decidió (111).

Ambas escuadras se enfrentaron por tercera vez en la historia en busca de la Copa; en las dos anteriores los galácticos ganaron en tiempos extras y por la mínima diferencia (1-0).

Los revs salieron decididos a terminar con la racha negativa en las finales -han perdido cuatro (2002, 2005 a 2007)- y no dudaron en irse al frente, misma situación que los anfitriones, quienes tampoco se reservaron nada, decididos a levantar una vez más el título.

El marcador no sufrió cambios en la primera mitad. Para el complemento, minuto 52, Zardes, habilitado por Stefan Ishizaki, pudo romper el cero, lo que hizo que los visitantes redoblaran esfuerzos, mientras Galaxy se dedicó a defender y a jugar al contragolpe.

Al 79, su esfuerzo rindió frutos mediante Chris Tierney, que estableció la igualada, misma que continuó hasta el silbatazo final, para que el árbitro decretara los tiempos extra, en los que los jugadores evidenciaron cierto cansancio.

Los revs tuvieron dos claras ocasiones de gol pero fallaron en el remate final. Tras perdonar, apareció Keane y sentenció al minuto 111.

De esta manera, LA Galaxy consiguió su quinto título (2002, 2005, 2011 y 2012), con el que se convierte en el club más exitoso en la historia del futbol estadounidense.

Donovan, quien a mediados de año anunció su retiro, participó en cuatro de ellos y junto a los dos campeonatos conseguidos con el San José Earthquakes (2001 y 2003), se marcha como el jugador más laureado de la MLS.