Los Yanquis de Nueva York no figuran dentro de las dos nóminas más caras del beisbol de Grandes Ligas por primera vez en casi un cuarto de siglo, luego de hacer recortes junto a otros equipos que tradicionalmente gastan a manos llenas.

En el inicio de la temporada, los Dodgers de Los Ángeles aparecen en el primer lugar por cuarto año seguido. Pero su gasto se redujo a 225 millones, según cifras recabadas por The Associated Press. Se trata del presupuesto más bajo de los Dodgers desde el 2013.

Detroit está segundo con 199.75 millones. Los Yanquis, con un equipo más juvenil, quedaron terceros con 195 millones.

Nueva York no aparecía fuera de los primeros dos desde 1993, y su nómina al inicio de una campaña no había sido tan baja desde el 2007, de acuerdo con el estudio de AP. Nueva York lideró la lista entre 1999-2013 hasta que quedaron detrás de los Dodgers en cada año a partir del 2014.

Luego de establecer un récord al alcanzar los 270 millones hace dos años, los Dodgers cayeron a 234 millones el año pasado.

El salario promedio de 4.51 millones para los jugadores de Grandes Ligas subió 1.6% con respecto al promedio de 4.38 del año pasado, el incremento más tenue desde el 2011.

Todo se produce tras un receso de invierno en el que sólo un jugador recibió un contrato sobre los 100 millones: el jardinero de los Mets, Yoenis Céspedes.

Son varios los factores que inciden en las cifras cada año, por lo tanto no se debe sacar conclusiones con base en un particular invierno , declaró el domingo Tony Clar, director ejecutivo del sindicato de peloteros.

Al afrontar un aumento del impuesto de lujo, algunos equipos con elevados presupuestos decidieron contener su gasto. Boston lo redujo de 190 millones a 179 millones, aunque los Medias Rojas le deben 21.5 millones a dos jugadores relegados a su sistema de ligas menores, el cubano Rusney Castillo y Allen Craig.

El porcentaje total de los ingresos de MLB que los clubes destinan a los salarios de los jugadores se ha mantenido relativamente estable , indicó Dan Halem, el director legal de Grandes Ligas. Reducir la desigualdad en las nóminas es el objetivo de varias de las cláusulas del contrato colectivo, pero evaluamos el sistema con base en patrones que abarcan varios en vez de la experiencia de un solo año .

Muchos equipos de la parte media o del fondo del escalafón del año pasado registraron importantes aumentos.

Los Marlins de Miami, usualmente frugales, pasaron de los 77 millones a los 120 millones. Los Indios de Cleveland, campeones de la Liga Americana, subieron de los 90 millones a los 126 millones.

Luego de ganar su primer campeonato de la Serie Mundial desde 1908, los Cachorros de Chicago incrementaron el gasto en 7 millones, para quedar en 177 millones, luego de tener un alza de 51 millones rumbo al 2016.

Entre los equipos que redujeron el gasto en medio de reconstrucciones sobresalen los Medias Blancas de Chicago (de 115 millones a 100 millones) y los Padres de San Diego (de 101 millones a 61 millones). Apenas 34.6 millones del total de los Padres está asignado a jugadores que están en la actual nómina del club.

Milwaukee ocupa el último lugar por segunda campaña seguida, con 60.8 millones.