Los Ángeles Dodgers ocupa un lugar dentro de las tres franquicias que más dinero destinan en su nómina desde la fase regular del 2013 —año en el que rompió una racha de tres años sin playoffs— y desde entonces ha gastado un total de 1,526 millones de dólares en salarios, periodo en el que ha ido sumando a jugadores que ahora conforman su base.

Pero antes de tener las nóminas más onerosas y dominar la división Oeste en la Liga Nacional, en abril del 2011, la MLB asumió el control de la franquicia y en junio se declaró en bancarrota por Frank McCourt, el entonces dueño, en consecuencia de las disputas con su exesposa por el equipo.

Frank desembolsó 430 millones de dólares en el 2004 y la vendió al grupo Guggenheim Baseball Management LLC por 2,000 millones de dólares, lo que significó una de las mayores transacciones en el deporte. Además están entre los equipos mejor valuados.

El año pasado, el equipo dominó la Liga Nacional y disputó la Serie Mundial, manteniendo la base del equipo; sin embargo, no logró poner fin a una racha de tres décadas sin sumar un título.

Los jugadores promedian una estancia de tres años y la mitad del roster sólo ha jugado en la organización.

—¿Cuál fue la lección para una franquicia con sus características?

“Si yo hubiera estado en esa gerencia hubiera hecho otras cosas con el bullpen, que, al final, fue la diferencia. Me extraña que dejaron ir a Brandon Morrow y ahora lo vemos haciendo un muy buen trabajo con los Cachorros, y el bullpen de los Dodgers sigue teniendo los mismos problemas del año pasado, porque son los mismo, pero ahora con Kenley Jansen teniendo un inicio flojo.

“Más allá de la lección, fue mantener la base, y que tarde o temprano se va a ajustar este equipo, va a regresar Justin Turner y los vamos a tener en la pelea, este es un equipo armado para jugar la pelota en octubre”, dijo Guillermo Celis, periodista y analista de ESPN.

En tanto, Ernesto Jerez, comentarista para ESPN, enfatiza que a Dodgers le hace falta Adrián González, “no tanto por los números, sino porque le llaman una figura de jerarquía, se necesita alguien que este ahí, que te llame, te aconseje”.

yesme.cortes@eleconomista.mx