El mánager general de la selección de Alemania, Oliver Bierhoff, presentó este viernes el Mundial 2010 como un éxito para la 'Mannschaft' pese a la derrota en semifinales del torneo, contra España, por haber ganado una "nueva imagen" del combinado en el extranjero.

"No sólo logramos practicar un futbol atractivo e interesante, sino que, como esperábamos antes del torneo, se dio una nueva imagen de Alemania en el extranjero", dijo felicitándose Bierhoff, en la víspera del partido por la tercera y la cuarta posición, contra Uruguay, en Port Elizabeth.

"Este equipo inspiró, creo, mucho respeto por su juego alegre y su espíritu. Mostró que los jugadores jóvenes con orígenes y religiones distintas pueden formar un gran equipo y encarnar la nueva Alemania", añadió el ex internacional germano.

El equipo de Alemania que disputa el Mundial 2010 tiene una media de edad de 24,9 años, la más baja para una selección germana desde el Mundial de 1934.

También es la primera selección que refleja la diversidad cultural y demográfica alemana, con once jugadores de 23 con origen extranjero o nacidos fuera del país.