Diego López tiene dos cualidades fortaleza que en la vida deportiva lo han llevado a conocer el reconocimiento arriba del podio una docena de veces antes de que cumpla los 27 años de edad (en noviembre de este año), y sin duda reconoce que las aplica en su planeación de vida fuera de las competencias de paranatación.

Es emprendedor y administrador de sus capacidades como nadador, por ejemplo, desde pequeño y durante la pandemia buscó donde mantener sus entrenamientos, cómo gestionarlos y cómo mantener su nivel para verse siempre entre los mejores. Actualmente, ha alcanzado medallas de alto prestigio como la colección completa (oro, plata y bronce) en los Juegos Paralímpicos de Tokio y hasta el momento, ostenta cinco medallas de oro en los Parapanamericanos de Lima 2019 y cuatro del mismo metal en Mundiales, siendo aún campeón vigente.

En su otra faceta como estudiante en Administración de Negocios habla con El Economista sobre las metas a alcanzar. Durante el tiempo que falta para llegar a París 2024, le dedicará más tiempo a su carrera, que le dará las herramientas para emprender el negocio que lo unirá más a su tierra Xalapa, Veracruz y respecto a los patrocinadores, nota un cambio en la atención que prestan cada vez más al deporte adaptado.

“Vengo de un lugar donde se practica mucho la agricultura, sé que en México es buen giro de negocio sabiéndolo aplicar de la mejor forma y tengo el conocimiento que me está dando la Universidad Anáhuac en finanzas, administración y contaduría. Quiero empezar el proyecto, ya sea en la agricultura o la producción de huevo que son de los negocios más fructíferos y que puedo tener un buen futuro. Sobre la administración personal he aprendido que debo de ahorrar, tengo mis lujos, me gusta mucho la cuestión automotriz, me cuesta dejar mi tarjeta, pero bueno, estoy tratando de hacer mi propio patrimonio que se debe conformar para tener una estabilidad económica, estoy invirtiendo en mi casa que son de las cosas que debo tener firmemente”.

Su debut en Paralímpicos se dio en Río 2016 y para Tokio 2020 llegó apoyado por dos patrocinadores globales del evento: Toyota México y BP México, además de delegar el manejo de su imagen a la agencia de representación Athlete Booster. Diego ha contado que este aspecto dista mucho de los tiempos cuando compraba sus trajes de baño en Tepito. Ahora puede incluso pensar en el escenario del retiro, que no aterrizará sino hasta después de los Juegos en el 2024. 

“Hablando de patrocinios es algo que se está abriendo en México en el deporte adaptado, cada vez hay más empresas dedicadas a patrocinar. Mis patrocinadores son Toyota y BP México algo que me cayó del cielo, es algo bonito que se nos tome en cuenta y con los resultados podemos hacer que más se incorporen y nos empiecen a ver. En el pasado, los apoyos eran antes de un evento y después se apagaban, ahora tenemos la posibilidad de que no pase eso. Es importante cómo Toyota y BP México no solo van por el evento sino que hay algo de tiempo trabajando juntos”. 

Toyota México y BP México debutaron como patrocinadores de atletas paralímpicos mexicanos en Tokio 2020, además, ambas marcas también han movido su apoyo al olimpismo a nivel mundial. Relacionado a BP México, Diego López comenta que el orden jerárquico de la empresa es un ejemplo que le llama la atención sobre las nuevas formas de organización. 

“Mi carrera se presta para abarcar muchas áreas, me gusta mucho el área administrativa de cómo armar equipos, la gestión de personal. Uno de mis patrocinadores es BP México y me tocó una charla en el corporativo y se ve que la forma de organización de la empresa les da el éxito. Lo he visto en BP México, que el personal se siente arraigado y esa fuerza se transmite a todos. Esa forma de organización me gusta mucho y me gustaría en proyectos especiales no tener jerarquías marcadas”. 

La empresa BP México ha sido desde hace 13 años socio patrocinador del Comité Paralímpico Internacional (IPC) y para Tokio 2020 firmó un convenio con el Comité Paralímpico Mexicano para patrocinar a dos atletas paralímpicos: la judoca Lenia Ruvalcaba y Diego López.

Al cuestionar a BP México ¿qué requiere un paratleta para ser embajador de la marca?, la empresa nos respondió: 

“Lenia y Diego fueron elegidos por el corazón y el espíritu indomable que han demostrado a lo largo de su carrera, los ha llevado a ser campeones mundiales en sus respectivas disciplinas y a recibir el Premio Nacional del Deporte. Son un ejemplo de perseverancia que no ha decaído aún en estos meses de confinamiento, en los que su preparación física se volvió un reto que supieron sortear de una manera admirable. Hoy son nuestros primeros paratletas patrocinados en México y estamos seguros que serán parte de una historia de apoyo a más atletas paralímpicos en el futuro. Nuestro apoyo consiste en hacer equipo con los atletas y esto incluye un patrocinio económico. En un inicio se dio como un compromiso a un año, pero debido a la pandemia que retrasó el inicio de los Juegos, ampliamos ese periodo inicial por un año más”.

En tanto, Toyota aterrizó su campaña global “Start your impossible” en los Juegos de Tokio y patrocinó un total de 240 atletas de 40 distintos países. Marisol Blanco, PR Manager de Toyota México explicó a este diario cómo integraron la campaña para elegir a sus atletas: Diego López, Juan Diego García (parataekwondo), Aída Román (tiro con arco), Alexa Moreno (gimnasia), María del Rosario Espinoza y César Rodríguez (taekwondo).

“No hay mejor forma de implementar un patrocinio global, que actuando local y esto tiene qué ver con la selección de los atletas. Hay una mezcla de deportistas que ya son reconocidos, que ya han ganado, hay atletas en desarrollo y que trabajan para tener un lugar y reconocimiento público dentro de su propio deporte. En muchas ocasiones las federaciones tienen seleccionados a ciertos atletas. En Toyota hicimos un análisis de cuáles son los atletas y paratletas en los distintos niveles. No es solo por los Paralímpicos sino que es un proyecto a mediano y largo plazo”.

La búsqueda para la elección de atletas duró cuatro meses para la empresa y fueron negociaciones con Comités Olímpicos nacionales y Federaciones. Toyota otorga a sus atletas un contrato previo a los Juegos, durante y posterior. 

“El contrato me parece termina en diciembre y seguimos en contacto con ellos. No hablamos de montos de inversión, no son números que para Toyota sean públicos pero no hay diferencia en la forma en la que patrocinamos a ambos. México tiene tantas necesidades y atletas que no nos dan todos los recursos humanos, tiempo, dinero, inversión económica. El proceso que seguimos fue muy minucioso donde nos acercamos, nos pasaron un listado en COPAME en el cual Toyota pudo hacer otro research paralelo a la que nos compartieron los Comités Olímpicos y porque sabemos que no todos los atletas están reflejados donde las autoridades los tienen ubicados. Hicimos un conjunto de los dos listados, revisamos, competencias, los desempeños de los atletas, un trabajo que hicimos con el departamento de marketing que lidera este patrocinio en Toyota”. 

Diego López fue parte de los Centros de Rehabilitación Teletón, organización que Toyota México apoya desde hace más de 6 años. De 2015 a la fecha, Toyota ha donado aproximadamente 35 millones de pesos en apoyo a la movilidad de personas con discapacidad, como es Teletón.

“De eso podemos incidir en otras circunstancias que tienen que ver con la discapacidad y cómo hacer el impulso de personas que tienen discapacidad hacia el deporte. A través de los donativos al Teletón que hacemos de manera anual estamos incidiendo de manera indirecta a tener personajes de la calidad de atletas que hoy estamos apoyando”, explica Marisol Blanco.

marisol.rojas@eleconomista.mx