Su mirada introvertida y su voz que apenas alcanza a escucharse no tienen nada que ver con su desempeño en la cancha. A pesar de que aun no llega a los 50 partidos en Primera División, y que es considerado un novato, Javier Cortés ya colocó su nombre en los libros de oro de la UNAM y se ha destacado como uno de los principales prospectos del futbol mexicano.

Pareciera que todas las ganas de hablar antes las cámaras las guarda para destacar en la cancha. Cortés, hombre con un poco menos de tres años en el profesionalismo, nos ha acostumbrado a levantarnos intempestivamente de nuestros asientos, producto de bellos goles, de gran manufactura, de esos que se ven muy pocas veces.

No importa si Memo Vázquez lo necesita como volante ofensivo o carrilero, por que Javier se las ingenia para agregarse al ataque, derrochar clase, atrevimiento, cualidades que la tribuna le reconoce semana a semana.

Cortés nos dejó claro desde el año pasado que lo suyo son los goles espectaculares y las jugadas llenas de talento. Se presentó en la Corregidora con un soberbio gol, prendiendo la pelota de aire, colgándola del ángulo del arco de los Gallos.

Ésta campaña, repitió esa hazaña, ante Monterrey, con la misma bella maniobra, y más tarde en el torneo, ante Chivas, hizo recordar a Hugo Sánchez con una tijera que terminó en las redes y que significó el empate. Y en ésa Liguilla, en semifinales, ante el mismo equipo de Guadalajara, demostró que también le pega bien a baló parado, poniendo la pelota en el ángulo, terminando con cinco años de sequía desde esa vía.

Pero la consagración llegó ayer en CU, en una jugada individual, llena de técnica, clase, que pareciera que la hubiera hecho un experimentado, pero que la firmó un juvenil de 21 años, al que al final, con la voz entre cortada le costó expresar sus sentimientos. Realmente sí es la jugada de mi vida, ese era el gol para el campeonato. Me atreví a encarar y tirar y qué bueno que se dio el gol , mencionó con los ojos rojizos el héroe de los Pumas.

Ahora viajará a Argentina donde será parte de la Selección que participará en la Copa América, otra prueba más para certificar su calidad.