Lo más probable es que en algunos años sólo los especialistas se acuerden de que jugó en México un futbolista que se llamaba Ángel Mena. Pero de André-Pierre Gignac, habrá más referencias. ¿Por qué? porque el francés siempre aparece cuando se le necesita y lo ha hecho en muchos partidos, en muchos torneos; el jugador de León ha brillado un torneo y cuando se le necesitaba más, desapareció.

Sí, es verdad, no ha sido el mejor torneo de Gignac en México, pero ha aparecido en momentos clave. Por ejemplo, este jueves en casa para marcar el gol con el que Tigres aventaja 1-0 a León en la final del Clausura 2019.

Aparece cuando tiene que estar, ya sea en un rebote o en los sitios donde nadie imaginaría que pudiera sacar un disparo, él lo hace. El gol de André no fue el más estético, aprovechó un servicio al área y casi machucando el balón logró que entrara, pero los maestros de este deporte dicen que lo más importante es estar en los sitios exactos, en los momentos adecuados, como él.

El gol de Tigres llegó al minuto 20 y minutos más tarde Ángel Mena, quien durante el torneo regular fue el mejor de todos los futbolistas de la Liga MX, recibió un balón solo, casi para empujarla, y quién sabe qué cosa pasó en sus piernas o en su cabeza o en lo que sea, porque decidió hacer de todo menos tirar a portería.

Y después de la anotación, Ricardo Ferretti aplicó su clásico catenaccio. Dejó que León lo atacara, insistiera, y ellos se dedicaron a contragolpear. Da la sensación de que si un día, sólo por un día el equipo de los Tigres desatara sus demonios y la calidad de sus cracks, ganaría al menos unas tres o hasta cuatro ligas consecutivas. Pero a Ferretti le gusta ganar como sea, y eso casi siempre significa con lo justo, como este jueves en casa.

Tigres jugará el próximo domingo en la casa de León con ventaja mínima, con todo el estadio en contra. A veces, el equipo de Tuca y Gignac puede soportar todo eso y ganar, pero otras como ocurrió hace unos torneos contra Chivas, se queda maniatado y no le alcanzó la calidad de sus jugadores para ganar.

En el partido de este jueves también fue evidente la ausencia de J. J. Macías y de Rubens Sambueza con León. El primero en el Mundial Sub-20 y el segundo por expulsión. El equipo de Ambriz careció de sociedades en la cancha, de creatividad, y toda la imaginación recaía en Luis Montes, pero no fue suficiente. Ángel Mena, el mejor futbolista del torneo regular, como en toda la Liguilla, sólo alineó, no jugó.