A Cesc Fábregas le sienta bien el clima londinense, el césped corto y mojado, la intensidad de la Premier League. Cinco meses después del verano más confuso para el mediocampista español, Fábregas ha vuelto a sonreír. Lo hace en la misma ciudad a la que llegó cuando era adolescente, y apenas con 21 años se hizo capitán de Arsenal, pero ahora desde el vecindario lujoso de Chelsea.

El futbolista nacido en Arenys sufrió el desprecio de la afición catalana y se refugió en Inglaterra, bajo el llamado de José Mourinho, se ha convertido en el cerebro del portugués en la cancha y ha hecho menos dolorosa la partida del emblema y capitán Frank Lampard.

En Stamford Bridge recuperó su posición predilecta. Él mismo ha reconocido: En los últimos años con Barcelona muchas veces jugaba como delantero y no me gustaba. Esto lo hacía por el equipo, yo me sacrificaba , expresó al sitio oficial de los Blues.

Eso sí, la calidad nunca la ha perdido, pero en suelo inglés ya lleva 13 asistencias, apenas tres menos de las que sirvió toda la temporada anterior con Barcelona. Un tercio de los goles de Chelsea en la Premier League tiene origen en los botines del español, aquel futbolista al que su estilo british lo hizo abandonar el club de su niñez.

Y es que desde los 17 años, Cesc forjó su categoría, cuando lo debutó en Primera División Arsène Wenger con Arsenal, un año después perdió la final de la Champions ante Barcelona y a los 21 años ya era el capitán de los Gunners.

Cambió el estatus por su sueño de triunfar en el club de su niñez, Barcelona. Así fue que en el 2011 llegó al club blaugrana, donde promedió 13 goles y 15 asistencias por ciclo, pero muchas veces fungiendo como relevo de Messi, en la posición de falso nueve.

Mourinho aseguró que Cesc es el futuro de Chelsea, por eso nunca ha dejado la media cancha desde que llegó a Stamford Bridge. Ahora disfruto más en Chelsea. Siento que estoy haciendo el mejor futbol de mi carrera , añadió.

Por eso, ahora Chelsea es líder de la Premier, con el equipo más goleador y que menos tantos recibe. Todo eso gracias al talento del español, quien dice haber encontrado en Londres la posición en la que es feliz. Siento que controlo más el juego. Toco la pelota todo el tiempo y me siento feliz , sentenció.