Las Vegas. Para Saúl Canelo Álvarez el combate que tendrá el próximo sábado ante el veterano Shane Mosley la puerta de entrada a las grandes ligas del boxeo , aseguró su entrenador José Chepo Reynoso.

Alvarez, de 21 años e invicto en 39 peleas, 29 de ellas ganadas por nocaut, hará la defensa de su título superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en el hotel-casino MGM de Las Vegas (Nevada), en pelea de respaldo del pleito estelar entre el puertorriqueño Miguel Cotto y el estadounidense Floyd Mayweather.

"Para mí es un honor pelear con Mosley, un honor y un sueño, pero más lindo será vencerlo y demostrar que estoy listo para cualquier reto", expresó Alvarez, a quien apodan el Canelo por el color rojizo de su pelo.

El púgil de Guadalajara se coronó monarca el 5 de mayo del pasado año, fecha histórica para todos los mexicanos, cuando venció al inglés Matthew Hatton en pelea por el título vacante CMB de la categoría.

Exactamente un año después, Canelo subirá de nuevo al encordado para medirse a Sugar Shane Mosley (46-7-1, 39 kos), quien a sus 40 años y con muchas más millas sobre el ring, será el obstáculo más duro en la corta carrera del boxeador azteca.

"Respetamos a Sugar Mosley, pero este sábado será la puerta por donde va entrar Saúl a las Grandes Ligas del boxeo", expresó su entrenador Reynoso en rueda de prensa realizada en el hotel MGM.

Esta será la cuarta defensa de Álvarez, quien luego de disponer de Hatton ha liquidado por la vía rápida a los retadores Ryan Rhodes, Alfonso Gómez y Kermit Cintrón.

"Estoy listo para esta pelea contra Mosley, y todo lo que él me pueda presentar en el ring. Estoy consciente de que será un paso clave en mi carrera", añadió Álvarez.

Oscar de la Hoya, promotor de este combate a través de su compañía Golden Boy Promotion (GBP), también tuvo palabras de elogio para Álvarez, a quien calificó "el púgil más popular de México en estos momentos, es un gran ídolo".

"Estuve con él en una promoción anterior en México, llegamos a un lugar y todo el mundo se lanzó a pedirle autógrafos, y a mí ni me miraron. Me di cuenta que ya mi tiempo pasó, y que el futuro era este chico pelirrojo", añadió de la Hoya.

El ex campeón mundial de varias divisiones aprovechó la ocasión para desmentir los rumores de que estaba planeando un regreso al cuadrilátero con el ganador del combate Álvarez-Mosley.

"Rotundamente niego esos rumores. No hay regreso, estoy cómodo con mi actual posición", declaró De la Hoya ante cerca de 300 periodistas de varios países.

Mosley tomó con filosofía las aspiraciones del Canelo Álvarez de usarlo de trampolín, y en una corta alocución señaló que "la experiencia a veces pesa más que la juventud, porque al final el corazón es el que lo decide todo".

El programa del sábado también incluye otro pleito interesante en peso welter a 10 asaltos entre el invicto prospecto mexicano-estadounidense Jesse Vargas (18-0, 9 kos), a quien muchos apuntan como futuro campeón mundial, y el veterano ex monarca del orbe Steve Forbes (35-10, 11 kos).