I

Pese al coraje y la templanza, a estas alturas del camino las piernas ya no responden igual. Por momentos, los nervios lo hacen sentir más frágil; sin embargo, también le hacen saber que está más vivo que nunca. Es la última de cinco pruebas. Su carta fuerte. El duelo por el que se ha preparado 17 años de su vida.

A diferencia del resto de los competidores, Ismael Hernández, el único representante de México, aún no ha salido a la pista a calentar. Justo antes de empezar a trotar, se da cuenta de que la pistola que siempre usa, está descompuesta. A pesar de que en todas las competencias viaja con un arma de repuesto, esta situación rompe con su meticulosa estrategia. Un inconveniente más a la lista de dificultades de su primera participación olímpica. Por su cabeza ronda una y otra vez la angustia de pensar qué tan determinante será este cambio.

Sus entrenadores lo presionan para que empiece a trotar, a lo que con tono de preocupación responde: ¡No, no puedo salir a calentar si esto no está bien! .

Poco a poco esa sensación de ansiedad comienza a salir de su cuerpo, sólo queda asumir la situación, tengo que tirar más pausado y modificar el ritmo al cual había estado entrenando .

Cambió su pistola, cambió su actitud. Alinea las miras junto con sus pensamientos y comienza el calentamiento.

Es un lluvioso 20 de agosto del 2016 en el estadio situado en Deodoro, un barrio al oeste de Río de Janeiro y es un día previo a la clausura de los primeros Juegos Olímpicos celebrados en tierras sudamericanas.

El pentatlón que representa una parte importante de la historia del olimpismo y lleva consigo una enorme carga de simbolismo y complejidad es uno de los eventos con los que finaliza la fiesta olímpica. Fue de las primeras y más prestigiosas disciplinas que aparecieron en los olímpicos de la antigua Grecia y se realizó por primera vez en el año 708 a.C.

En ese entonces, las cinco pruebas que lo componían eran carrera, lanzamiento de disco y jabalina, salto de longitud y lucha libre. Su reaparición en los Juegos Olímpicos modernos se dio en Estocolmo 1912.

II

La carrera, que es considerada por diversos autores como la modalidad deportiva más natural del hombre, es la que lo define todo en el pentatlón moderno. Los 36 contendientes de distintas naciones ya se encuentran listos para el último duelo. Todos cargan con el mismo anhelo, salir victoriosos y regresar a sus tierras consagrados como uno de los mejores y más completos deportistas de la historia.

En una clásica doble alineación, Ismael Hernández ocupa el sexto puesto de la prueba de campo traviesa. Cada uno de los competidores se encuentra en la posición que obtuvo tras los resultados en las tres pruebas anteriores. Aquél que tuvo menos errores y sumó más puntos en promedio en esgrima, natación y en la prueba de ecuestre saldrá primero con unos segundos de ventaja y así sucesivamente para el resto de los atletas. Conforme más atrás se encuentre un competidor en el orden de salida, será mayor la ansiedad que acumule su cuerpo.

Los minutos previos al arranque de la prueba se tornan cada vez más tensos. Conforme el cronómetro se acerca al cero, Ismael siente cómo las emociones crecen, aumenta su presión arterial junto con su ritmo cardíaco, pero es imposible escapar de esa fuerte sensación de euforia. Todos están atentos, el gran reloj será el que marque el tiempo exacto en el que cada uno de los pentatletas debe de empezar la prueba.

El cronómetro llega a cero. ¡Comienza la carrera!

Son 3.2 km de campo traviesa con cuatro paradas de tiro deportivo. Antes del competidor mexicano, salen a la pista cinco de sus rivales, 29 segundos lo separan del puntero, 24 del segundo y 19 del tercer mejor colocado. Después de apenas 20 metros de carrera, empiezan a llegar los competidores uno tras otro a la primera línea de tiro. No pueden continuar la competencia sin haber tirado cinco blancos o cuando se acabe el límite de tiempo, que es de un minuto y medio.

Ismael sabe que es momento de apostar en su estrategia, saber equilibrar la carrera y evitar consumir toda la energía desde un principio.

Al final, ése es el principal valor del pentatlón un deporte que te inculca el equilibrio, una enseñanza del día a día . Para los griegos el triunfador de esta prueba se convertía en el mayor atleta, no sólo se premiaba la fuerza física, sino la destreza y la gallardía. Para Aristóteles, el trabajo variado que representaba el pentatlón llevaba a la formación de un cuerpo equilibrado y perfectamente proporcionado tanto a nivel estructural como muscular.

III

El grupo de pentatletas empieza a llegar a la segunda parada de las cuatro líneas de tiro. Poco a poco, los errores empiezan a jugar un papel más importante en la modificación de las posiciones originales. Antes de este decisivo duelo, Ismael se enfrentó a cada uno de sus rivales en 35 combates espada con espada, logró 18 victorias y 17 derrotas. Este resultado lo colocó en el puesto 19 de la clasificación. Posteriormente, siguió la prueba de 200 metros estilo libre de natación, los nervios se me pusieron de punta, todavía hoy después de esa emoción, siento el hormigueo en los pies y en las manos .

Aunque la prueba de pentatlón busca el perfecto equilibrio de los deportistas durante cinco pruebas muy diferentes, muchas veces los nervios no conocen el equilibrio, ni el control. Pese a esa sensación de adrenalina, Ismael hizo una buena prueba en el agua y logró escalar al lugar 14.

El punto clave se dio en la tercera prueba, la de montar a caballo, entonces sí se aparece el público, entonces sí todo el mundo gritaba y yo también gritaba eufórico junto a ellos . Ismael logró pasar de manera perfecta los 12 obstáculos de la pista, en un total de 15 saltos que incluyen uno doble, uno triple y un foso de agua. La dificultad de esta prueba recae en domar a un caballo totalmente desconocido, todos los jinetes tienen sólo 20 minutos para familiarizarse con el corcel, antes de la prueba. Ismael escaló del lugar 14, hasta el sexto puesto.

A pesar de encontrarse en una buena posición, todavía parece difícil pensar en una medalla para México. El atleta originario de Cuautla, Morelos, no forma parte de la lista de posibles medallistas de la delegación mexicana, misma que se entregó por las principales instituciones del deporte en México antes de viajar a Río de Janeiro.

Ni siquiera fue contemplado para finalizar dentro de los ocho mejores en esta disciplina. En el estadio ubicado en el Parque Olímpico de la región de Deodoro, con capacidad para 15,000 espectadores, no se encuentra a la expectativa de las medallas, ningún reportero, ni medios de comunicación mexicanos.

Los ojos del público mexicano, incluyendo el de todos los medios de comunicación, están en el Parque Acuático María Lenk, en la final de clavados de la plataforma de 10 metros, ahí es donde concentran la mayor parte de las esperanzas de medallas para el país. Aunque, de igual forma, el deporte olímpico mexicano no goza de popularidad, presupuesto, apoyos y, mucho menos, de reflectores, a menos que sea cada cuatro años y sólo durante las dos semanas que duran los olímpicos. Ismael Hernández no sólo contiende contra sus rivales de pentatlón: Compito contra un club de futbol al que ven todos los fines de semana y que llena estadios, contra la Selección Mexicana, incluso contra espectáculos deportivos extranjeros . El futbol es el deporte que acapara todos los reflectores en al menos 90%, ocupa en su gran mayoría las portadas de los diarios mexicanos, de los programas deportivos de televisión, radio y de los portales de Internet. Incluso en los propios Juegos Olímpicos, aunque el futbol sea un deporte con un nivel bajo, según datos proporcionados por HR Media, en los primeros días de competencia los eventos de mayor audiencia en México fueron la ceremonia de inauguración con 2.6 millones de televidentes y los partidos de futbol de la Selección Mexicana ante Fiji con 1.7 millones y el duelo donde el equipo quedó eliminado ante Corea con 1.3 millones.

IV

Todo se empieza a definir. Después de 2 kilómetros corriendo a buen ritmo, los atletas ya muestran rasgos más evidentes del cansancio que los invade. Es momento de entrar al tercer estand de tiro. El paso perfecto que había tenido Ismael, finaliza. La pistola de repuesto se le empieza a atorar y se convierte en una limitante, pero un buen deportista no es necesariamente el que siempre gana, sino el que puede levantarse de las derrotas, el que puede remontar cuando todo parece perdido e Ismael Hernández ha sabido reponerse. En su primera competencia importante, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez 2010, su carrera dio un giro completo tras haber dado positivo en dopaje y quedar suspendido de cualquier competencia oficial durante un año, lo más difícil de mi carrera ha sido el doping por clembuterol, aquel momento en el cual todo mundo me llamó mentiroso y tramposo. Tuve que continuar y trabajar para poner en alto mi nombre .

Sin duda, ese aislamiento físico y simbólico, que pone en entredicho toda una trayectoria, es una de las circunstancias más complejas por las que puede pasar un deportista.

A pesar de este duro golpe, las ganas de seguir entrenando y trabajar más duro tuvieron aún más peso. El objetivo fue participar en sus primeros Juegos Olímpicos, en la edición del 2012.

Poco antes de la celebración de la justa olímpica que se celebraría en Londres, la vida le puso otra fuerte prueba que lo marcó para siempre. En el 2012 tuvo una fuerte caída en el caballo, el resultado: cinco fracturas en la cara, perdió un diente y las lesiones le quitaron el sueño de participar en Londres 2012: Me enseñó a prepararme mejor, a no ser desidioso, a ser humilde y escuchar a los demás. Un golpe de realidad que necesitaba en ese momento .

V

Después de la cuarta y última parada de tiro deportivo, Ismael ha remontado hasta el cuarto lugar de la competencia. Faltan 800 metros para la línea de meta y la pelea por el tercer puesto está entre el italiano Riccardo de Luca y él, ambos competidores tienen una rivalidad de años por ser buenos corredores. Pasando 400 metros, Ismael hace un primer ataque y trata de pasarlo, por su respiración sabe que el italiano ya está muy cansado; sin embargo, no logra robarle el tercer puesto. La línea de meta se encuentra a sólo 300 metros y todos empiezan a apretar para el cierre. Ismael logra colarse al tercer puesto y siente la ansiedad de saber que los dos competidores de atrás viene por lo mismo que él.

Su cuerpo está muy cansado, pero no puede derrotarse en ese momento tan cerca de lo que había soñado, sentido y querido. Entonces recuerda cada uno de esos momentos de su carrera, toda una vida deportiva frente a sus ojos: cada una de esas historias que había hecho desde chiquito, cada uno de esos entrenamientos en que había estado al borde de las lágrimas, cada una de esas competencias en que había dado todo por quedar .

Recuerda el momento cuando era niño y empezó a entrenar en el deportivo de la Secretaría de Defensa Nacional. Fue cuando montar a caballo, tener un espada, nadar y correr significaba ser un caballero, fue el momento en el cual esa idea romántica me atrapó, fue a partir de eso que el pentatlón forma parte de mi vida y así fue como empezó mi amor por esta disciplina .

También recordó como un año previo a Río 2016, él mismo consiguió llevar a México a un entrenador polaco, como un proyecto importante en su carrera: Para traer al entrenador polaco me ayudó a pagar mi familia y a través de los depósitos que me hacían mensualmente de CIMA, de ahí sacamos para pagarle.

El Comité Olímpico Mexicano, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte y la federación apoyaron y vieron por el proyecto; no obstante, es inversión de un proyecto que iniciamos siempre desde la familia .

El esfuerzo de Ismael remite al carácter agonista que caracterizaba a los atletas de la antigua Grecia, el gusto y la predisposición por competir, ya no por conseguir un premio material. Mientras el público mexicano desde sus casas ve atentamente la final del futbol varonil entre Brasil y Alemania, para Ismael está por definirse todo.

Ismael cruza la meta, voltea a ver si alguien había pasado junto a él y para verificar la posición en la que ha cruzado la meta. La felicidad fue inmensa al comprobar que pasó la línea de meta en el tercer puesto. Se lleva las manos a la cabeza. Grita de emoción. Había hecho algo que muy pocos imaginaron, algo que desafortunadamente muy pocos tuvieron la fortuna de ver en vivo algo que llevaba preparando tantos años y mentalizándome tanto tiempo. El mejor día de mi vida . El día en que fue reconocido como un caballero olímpico.