Ingolstadt, Le Mans. AUDI AG ha logrado otro Milestone tecnológico en Motorsport. En la edición 80 de la famosa carrera de las 24 horas de Le Mans, un vehículo híbrido – el Audi R18 e-tron quattro: triunfa por primera vez.

Más de 240,000 espectadores fueron testigos de una carrera apasionante con el drama y los incidentes típicos de Le Mans además de una impresionante demostración de "Vorsprung durch Technik." Los cuatro Audi R18 del equipo de Audi Sport Team Joest fueron los autos más rápidos y más confiables que después de 24 horas ocuparon las posiciones uno, dos, tres y cinco.

"Por lograr este éxito más en la carrera de resistencia más importante del mundo nuestros ingenieros demostraron su alta experiencia tecnológica en una forma particularmente impresionante, comentó Rupert Stadler, Presidente de la Junta del Consejo de AUDI AG, que estuvo siguiendo la carrera desde las diferentes locaciones de Audi en Le Mans. "Con el e-tron quattro en combinación con la tecnología ultra lightweight, ponemos en la pista tecnología completamente nueva con la que ganamos de forma inmediata, esto no puede tomarse como un hecho, especialmente aquí en Le Mans. Este fin de semana nuevamente mostró el tipo de cosas que pueden suceder en esta carrera y cuán importante es la preparación perfecta."

Los cuatro Audi R18 tuvieron la oportunidad de conseguir la undécima victoria para la marca en Le Mans. Después de 378 vueltas, los ganadores del año pasado Marcel Fässler (CH), André Lotterer (D) y Benoît Tréluyer (F) al volante del Audi R18 e-tronquattro designado con el número "1" fueron nuevamente los pilotos a la cabeza. Dindo Capello (I), (I), Tom Kristensen (Dinamarca) y Allan McNish (GB) se colocaron como subcampeones gracias al sistema de tracción en las cuatro ruedas del futuro en el que el sistema de tracción convencional es inteligente combinado con un eje de accionamiento eléctrico para registrar un resultado uno-dos. Audi ya está probando esta tecnología en la que el eje de accionamiento se sustituye por cables eléctricos de uso en vehículos de producción.

El novato en Le Mans, Marco Bonanomi (I), Oliver Jarvis (GB) y Mike Rockenfeller (D) en el mejor alimentado convencionalmente Audi R18 ultra completaron la cuarta victoria del uno-dos-tres de Audi en las 24 horas de Le Mans después de 2000, 2002 y 2010. RomainDumas (F), Loïc Duval (F) y Marc Gené (E) al volante del segundo Audi R18 ultra terminaron el quinto lugar.

Operando en la parte trasera de los cuatro Audi R18 estuvo la última evolución del motor V6 TDI con el VTG mono turbocompresor que se utilizó en Le Mans por primera vez en 2011. La nueva transmisión ultraligera con un housing– de fibra de carbono, una novedad en un auto deportivo en Le Mans – superó la prueba de resistencia de Le Mans que cubre una distancia de 5,151 kilómetros en los cuatro vehículos sin ningún problema así. Como la tracción quattro en las cuatro ruedas, el diseño ultra-lightweight es un principio básica de la compañía.

Los dos Audi R18 e-tron quattro incluyen estas dos tecnologías en una forma particularmente extrema– y fueron los protagonistas en la edición 80 de la clásica competencia de resistencia desde el principio. Sólo tuvo que arrebatar la posición de liderazgo a uno de los dos vehículos híbridos de Toyota una vez durante unas cuantas vueltas el sábado por la noche. Después de los retiros anticipados de sus rivales más feroces, los dos Audi R18 e-tron quattro se enfrentaron en un emocionante duelo por la victoria durante toda la noche hasta el mediodía del domingo en el que el liderazgo cambió en varias ocasiones y el híbrido diésel de dos autos deportivos fueron separados a menudo por sólo unos segundos.

Un accidente de Allan McNish en las curvas Porsche a menos de tres horas antes del fin de la carrera marcaron una decisión preliminar. El Audi Sport Team Joest consiguió reparar los graves daños en la parte delantera del R18 e-tron quattro en un tiempo récord y con ello salvaron la segunda posición. En la primera fase, el auto número "2" había perdido casi una vuelta después que una enorme pieza de goma se había quedado en el área de la suspensión trasera.

El auto ganador con número de chasis R18-208 H apodado "Electra" no estuvo exento de incidentes. Marcel Fässler tocó la barrera de la pista dos veces el sábado por la mañana: la primera vez después de girar a alta velocidad y la segunda vez cuando tuvo que evadir un vehículo GT que estaba detenido en la esquina de Mulsanne. BenoîtTréluyer, que sufría un grave resfriado que había contraído el viernes al participar en el desfile de pilotos bajo la lluvia en el centro de Le Mans, lo forzó a entrar una vez a los pits.

El tercer clasificado, el Audi R18 ultra – auto número "4" - perdió una vuelta al principio de la carrera debido a una revisión de la suspensión trasera. El domingo casi al medio día una marcha se quedó pegada dos veces pero el piloto fue capaz de corregir con el apagado y encendido del motor. Después, el Audi R18 corría perfectamente nuevamente y permitió a Marco Bonanomi y Oliver Jarvis colocarse por primera vez en el podio en Le Mans, junto con Mike Rockenfeller, quien regresó al podio un año después de su grave accidente.

Dos deslizamientos casi idénticos causaron que el Audi R18 ultra con el número 3 en el que Loïc Duval estableció la vuelta más rápida de la carrera, perdiera su oportunidad para la victoria. La noche del sábado, Romain Dumas golpeó un vehículo GT en la primera chicana y tocó la parte sucia de la pista que lo hizo deslizar contra la barrera. El mismo accidente ocurrió con Marc Gené el domingo al mediodía. En ambos casos, Audi Sport Team Joest consiguió reparar el R18 en un período muy corto de tiempo. Sin embargo, se perdieron doce vueltas.

"Ha sido una carrera del tipo que sólo se puede experimentar en Le Mans", dijo el Jefe de Audi Motorsport, Dr. Wolfgang Ullrich, después de que sus cuatro Audi R18 habían cruzado la línea final. "Uno nunca debería de alegrarse demasiado pronto en Le Mans, en el mundo entero se hablaba ya de una victoria un-dos-tres-cuatro y, de repente, dos de nuestros autos tuvieron accidentes casi de forma simultánea. Que el equipo haya sido capaz de reparar los autos tan rápido después de los deslizamientos habla claramente de la capacidad del Audi Sport Team Joest.

En general, sólo puedo quitarme el sombrero con todo el equipo de Audi Sport que trabajó muy duro durante un año para hacer posible este triunfo. Era un reto muy grande desarrollar un auto híbrido en un tiempo tan corto que fuera rápido y capaz de mantenerse durante 24 horas. El hecho de que, como en 2001 con el motor TFSI y en el 2006 con el TDI, nos las arregláramos para ser exitosos en la primera carrera, simplemente demuestra el nivel de experiencia tecnológica que está disponible en Audi. Este es un gran día para Audi Sport, para Audi y para el e-tron quattro.

Con su undécima victoria en Le Mans, Audi ha ampliado su ventaja en el Campeonato Mundial de Resistencia. Dindo Capello, Tom Kristensen y Allan McNish como los subcampeones recuperaron el liderazgo en el campeonato mundial de pilotos.

cfarias@mundo52.com