Desde que San Luis volvió a tener equipo de Primera División mexicana en verano de 2019, no ha logrado sumar más de 20 puntos por torneo regular ni mucho menos clasificar a una liguilla. Su rendimiento tan flojo en los últimos tres torneos (sin contar el Clausura 2020, suspendido por la pandemia) incluso lo condenó a pagar 120 millones de multa a la Liga MX por tener el peor rendimiento porcentual del ciclo 2020-21; de hecho, si el descenso aún existiera, el equipo habría bajado a la Liga de Expansión.

Toda esta situación generó incertidumbre en el seno de un equipo que es propiedad del Atlético de Madrid. La vergüenza de los potosinos en el fondo de la tabla del futbol mexicano contrastaba con el festejo de los colchoneros al otro lado del océano, pues ellos fueron campeones de LaLiga 2020-21; esto generó rumores sobre la venta de la franquicia mexicana.

Pero las dudas se disiparon en junio, cuando el Atlético de Madrid emitió un comunicado desde España: “El Atlético de San Luis afronta el inicio del Apertura 2021 con una importante reestructuración para alcanzar el objetivo de consolidar al equipo en la Liga MX. Para ello incorpora a Severiano García y Rodrigo Incera como director general de futbol y director general, respectivamente”.

Ambos personajes, “reconocidos directivos con un amplio historial en el futbol mexicano y grandes conocedores de la competición”, decía el comunicado, se sumaron al presidente, Alberto Marrero, y al vicepresidente económico, Jacobo Payán, con la firme idea de cambiar el rostro del equipo y luego de 10 jornadas transcurridas en el Apertura 2021, lo han conseguido.

Atlético de San Luis se ubica quinto lugar general con 16 puntos, apenas cinco menos que el líder América, además, en la jornada 3 llegó a ser sublíder y su peor posición ha sido la número 10. De esta forma, aún le quedan siete partidos para sumar cinco unidades y conseguir su mejor registro desde su regreso a la Liga MX en el Apertura 2019.

El potencial potosino ha sido empujado por su ataque, ya que es la tercera mejor ofensiva de la liga con 16 goles, dos menos que el líder Toluca. De esa cifra, el 50% ha sido anotado por Germán Berterame, argentino de 22 años que vive su quinto torneo en San Luis y que tiene un promedio de gol de uno cada 110.63 minutos.

Aunque el atacante es el más destacado del plantel actual, él resalta al entrenador, Marcelo Méndez Russo, por llegar a cambiar el chip en este torneo: stamos contentos de volver. “El juego de Marcelo es ser intenso obviamente, ir a buscar siempre y tener un poco más pelota, vamos a tratar de trabajar eso”.

El uruguayo Méndez Russo, de 40 años, llegó en este torneo al futbol mexicano tras haber sido campeón de su país con el Liverpool. Además de meter al San Luis en el top 5 de la tabla general, es uno de los cuatro equipos que no ha recibido una sola expulsión en las 10 primeras fechas, junto a Chivas, Pachuca y Atlas. En cuanto a resultados, solo ha perdido contra Necaxa (0-2) y Bravos de Juárez (0-1).

Con Méndez Russo al mando, Berterame en la definición y refuerzos como Marcelo Barovero (campeón con Monterrey en Apertura 2019) en la portería, Atlético de San Luis busca regresar a la plaza a una liguilla después de más de una década, ya que su última fue en el Apertura 2010, cuando todavía eran conocidos como los Reales y terminaron el torneo como quinto lugar general.

En cuanto al liderato de anotaciones, Berterame busca ser apenas el segundo campeón de goleo en la historia del futbol de Primera División de San Luis, que se remonta a 1971. Desde entonces, solo el argentino Alfredo Moreno pudo ganar ese título en el Apertura 2007, cuando la franquicia aún no pertenecía al Atlético de Madrid.

deportes@eleconomista.mx