El volante de la selección de Paraguay Enrique Vera le restó importancia este miércoles a la posibilidad de perderse el eventual partido de octavos de final, si recibe el jueves una segunda tarjeta amarilla en el choque contra Nueva Zelanda por el Grupo F.

"Mañana será el partido clave porque nos jugamos la clasificación, hay que dejar todo en la cancha y no pensar en lo que es la tarjeta amarilla", dijo Vera, autor del primer gol en la victoria sobre Eslovaquia por 2-0, el domingo pasado en la segunda jornada de la llave que completa el campeón Italia.

El centrocampista fue amonestado en ese encuentro y si ve un nuevo cartón amarillo quedaría marginado de la segunda ronda, a cuyas puertas se encuentran los guaraníes con cuatro puntos por encima de neozelandeses (2), italianos (2) y eslovacos (1).

"La tarjeta te condiciona un poquito en lo que es meter fuerte la pierna, pero me he acostumbrado a jugar así algunos partidos", añadió el jugador de 31 años, cuyo pase fue comprado reciente por el Atlas de México a Liga Deportiva Universitaria de Quito.

Vera, figura ante Eslovaquia, sostuvo que en caso de que sea titular y resulte amonestado, "trataremos de solucionarlo alguna manera".

"Lo importante ahora es conseguir un resultado positivo" ante Nueva Zelanda, el jueves en Polokwane, remarcó en rueda de prensa en la concentración de Balgowan, vecina de Pietermaritzburg (sureste).

Además de Vera, en Paraguay está amonestado el volante Víctor Cáceres.