El tenista británico Andy Murray se retira de las canchas con una fortuna en manos.

De acuerdo con el portal Celebrity Net Worth, durante su carrera ha logrado alrededor de 102.8 millones de dólares, gracias a sus éxitos profesionales. Con tres títulos de Grand Slam, 21 Masters 1000 y el oro olímpico, lo que ha significado 61.7 millones de dólares en premios y patrocinios desde el 2005, año en el que se convirtió en tenista profesional.

Murray es conocido por su interés de invertir en nuevas compañías de Gran Bretaña, como lo hizo con la empresa de comida ecológica Tossed, el fondo de inversión Fuel Ventures Fund y Trillenium, compañía especializada en realidad virtual.

“Ser capaz de apoyar a las empresas y a los empresarios británicos de una manera innovadora definitivamente me atrae y hay muchas ideas brillantes y gente talentosa”, comentó Murray en entrevista con la revista Business Life.

Tossed, empresa enfocada en promover alimentación saludable, ha superado su objetivo de inversión de 963,942 dólares, aunque Andy no reveló el dinero que desembolsó para obtener la empresa. Con Tellirum, tiene tiendas online en las que ha logrado recaudar 289,182 dólares. Mientras que Fuel Ventures Fund, fondo de inversión creado por el empresario inglés Mark Pearson, ha alcanzado beneficios de 706.98 dólares.

“Comer sano es algo que me apasiona como deportista, por lo que Tossed fue una opción que tuve que considerar, y las otras dos empresas realmente están empujando los límites de la tecnología. Las tres empresas que he elegido para dar comienzo a mi cartera de inversiones están en áreas de la industria que encuentro interesantes”,  reveló Murray en un comunicado.

Otro pilar de las finanzas del tenista es la agencia de gestión deportiva llamada 77, la cual tiene un valor estimado de 12.8 millones de dólares y la fundó gracias al contrato que firmó en el 2015 con Under Armour por 19.2 millones de dólares, lo que lo convirtió en el deportista mejor pagado por la marca sin tomar en cuenta América. El nombre de su agencia surgió luego de obtener Wimbledon y ser el primer tenista británico en coronarse campeón del torneo luego de 77 años.

Tras la creación de su agencia, Murray invirtió 2.3 millones de dólares para obtener su propio hotel de máximo lujo llamado Cromlix, el cual está ubicado cerca de la localidad de Dunblane en Escocia.

Sobre su carrera en el tenis, el británico siempre será recordado por haber sido parte del selecto grupo de los Big Four, al que también pertenecen Roger Federer, Rafael Nada y Novak Djokovic. Entre los cuatro tenistas han logrado un total de 53 títulos de Grand Slam. (Con información de Salvador Almeida)

Andy, el cuarto hombre de la época dorada

Se quedan tres grandes en el ATP

Novak Djokovic se ha enfrentado a Andy Murray 36 veces en el nivel élite. Los dos tienen 31 años, nacieron en mayo y sus carreras se han entrelazado durante años.

Ambos practicaron juntos en Melbourne Park, el jueves pasado, un día después de que Murray anunciara que el dolor en la cadera derecha le obligó a tomar la decisión de retirarse después de Wimbledon, si es que llega tan lejos.

“Era evidente para todos. No hacía falta siquiera estar en la cancha para notar que él estaba sufriendo. Hemos visto durante muchos años que Andy Murray ha sido uno de los jugadores con mejor condición física en la gira. Corre en la cancha, siempre alcanza una pelota complicada. Creo que en ese aspecto somos similares”, indicó Djokovic, el primero del escalafón mundial.

Murray está en la misma parte del cuadro que Roger Federer en el Australian Open. Pero incluso el británico considera difícil que pueda sortear siquiera el primer obstáculo. Mientras que Djokovic, como ganador de los últimos dos majors, es candidato a coronarse en Melbourne Park, para ser el primer hombre con tres rachas de tres o más títulos consecutivos en torneos del Grand Slam.

Murray es el cuarto hombre de la época dorada del tenis marcada por el reinado de Roger Federer.

El suizo se dijo confiado en poder alcanzar el centenar de títulos en el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada del que es campeón defensor y que podría ganar por séptima vez en su carrera.

“Desafortunadamente su cuerpo ha tomado la decisión. Estoy decepcionado, triste y un poco conmocionado al saber que lo vamos a perder. Ha ganado todo lo que ha querido ganar, es un golpe duro”, dijo Federer.