Dos décadas después, Orlando tendrá el beneplácito de llevar a cabo este fin de semana el Juego de Estrellas de la NBA 2012, razón por la que se espera una derrama económica estimada en 100 millones de dólares, con motivo del encuentro número 61 en su tipo que se realizará en la Arena Amway, inmueble del equipo de la Magia.

A comienzos de este año, Alex Martins, director general de la escuadra anfitriona, mencionó en el sitio oficial de su equipo que todas las festividades con motivo del encuentro generarían la cifra indicada anteriormente, cantidad que superará en 15 millones lo generado en la edición pasada.

En el 2011, con motivo del partido en el estadio Staples Center, en Los Ángeles, se generaron 85 millones de dólares, acorde con lo divulgado por la consultoría Micronimics.

Martins estima que a la ciudad acudirán 100,000 visitantes, para quienes estarán disponibles 30,000 habitaciones de hotel, lo que, según él, servirá para estimular la economía del centro en los cinco días del evento.

Los inconformes

Según la agencia Associated Press en una nota difundida el pasado 9 de febrero, algunos negocios aledaños a la Amway Arena no están de acuerdo porque quedarán fuera de un área delimitada por una valla de seguridad y que presuntamente reduciría sus ventas.

Buddy Dyer, alcalde de Orlando, minimizó el hecho al argumentar que los comerciantes tendrán mayores ingresos el domingo que si la arena permanecía cerrada por tres días.

La alcaldía de Orlando informó que ofreció compensaciones que oscilaban entre 1,500 y 3,000 dólares para aquellos propietarios de negocios que fueran afectados por la valla de seguridad, acorde con lo informado por la agencia.

diego.fragoso@eleconomista.mx