Nuevamente con Argentina como verdugo, México no pasó de los octavos de final.